DOTACIÓN DE MATERIAL TECNOLÓGICO AL PROFESORADO MADRILEÑO
CSIF Educación Madrid exige la dotación de recursos tecnológicos también para los docentes en caso de volver al teletrabajo el curso que viene.
15 de Junio de 2020

El pasado jueves, el Ministerio de Educación y Formación Profesional (MEFP) y las Comunidades Autónomas han acordado adoptar la actividad lectiva presencial como principio general para el inicio y el desarrollo del curso escolar 2020-2021, estableciendo el máximo de garantías necesarias.

El curso 20-21 comenzará en las fechas habituales del mes de septiembre, cumpliendo el mínimo de 175 jornadas lectivas y adaptándose su aplicación a las circunstancias concretas de los centros.

Otra prioridad será la de reducir la brecha digital, que el confinamiento ha puesto de manifiesto. Se prestará una especial atención a la dotación de equipamiento para los centros educativos y para los alumnos, mediante sistemas de entrega o de préstamo. A este fin el Ministerio de Educación destinará 2000 millones de euros.

CSIF Educación Madrid valora esta iniciativa de manera positiva, pero no debemos olvidar el gran trabajo y esfuerzo que han estado haciendo los docentes durante los últimos meses, costeando gastos inherentes a su actividad laboral de su bolsillo y usando sus propios medios electrónicos para poder desarrollar su práctica docente. Algunos de ellos también han encontrado dificultades por falta de equipos u obsolescencia de los mismos. En concreto, los docentes también precisan ese material que, al parecer, se va a destinar a algunos de nuestros alumnos.

Ante esta situación, algunos centros, cuyos recursos lo permitían, entregaron material a los docentes que lo precisaban, por ejemplo, para realizar reuniones a través de videoconferencias. Sin embargo, no resulta admisible que, invocando la autonomía de los centros, colegios e institutos públicos atiendan de manera asimétrica al personal adscrito a ellos. Estas desigualdades deben atajarse de raíz.

Por todo ello, CSIF Educación Madrid propone hacer un estudio las necesidades globales del profesorado, en el que se incluyan medidas como la cesión de equipos informáticos y de comunicación para que el curso que viene se pueda continuar atendiendo de manera lo más correcta posible el proceso de educación telemática.

Los docentes no pueden ser excluidos de esa importante dotación económica destinada a la mejora de la enseñanza no presencial.