MUFACE_ Funcionarios con enfermedades graves deberán cambiar de médico y hospital en seis meses por los recortes
21 de Enero de 2015

Hacienda carga contra las aseguradoras por plantear un “copago encubierto” a los funcionarios

Un millón de funcionarios ven recortados sus servicios médicos

IMG-20150120-WA0001

- CSI-F reclama a Hacienda una prórroga para que los funcionarios decidan si siguen en Muface o pasan a la Seguridad Social, hasta que se aclare el alcance de los recortes

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) y el Grupo Parlamentario Socialista han analizado esta mañana en el Congreso de los Diputados el alcance de los recortes en la atención sanitaria que ha sufrido el colectivo de funcionarios dependiente de Muface y han valorado iniciativas para garantizar la adecuada cobertura de alrededor de 1,5 millones de españoles.

La contención del gasto que ha realizado el Ministerio de Hacienda a esta mutualidad ha propiciado que las aseguradoras privadas con las que tiene concierto recorten sus cuadros médicos y servicios sanitarios, como se ha podido constatar en Madrid y Barcelona en hospitales del grupo HM (Montepríncipie, Valle de Suchil, Torrelodones, Sanchinarro y Puerta del Sur) y en los del grupo Quirón (Pozuelo, San Camilo, San José y la Clínica Quirón en Barcelona.

Esta situación ha motivado que el propio Ministerio de Hacienda haya redactado una instrucción interna para garantizar la continuidad asistencial de los pacientes con enfermedades más graves; pero lo cierto, según se desprende de esta instrucción, es que los afectados tendrán que cambiar de hospital en un plazo de 6 meses (un año en el caso de los pacientes con cáncer o enfermedades psiquiátricas). Además, la instrucción no tiene en cuenta que estos enfermos, a pesar de tener garantizado el tratamiento por el periodo indicado, pueden tener muchos inconvenientes con la prestación de pruebas complementarias necesarias que no estarán cubiertas en los centros hospitalarios donde reciban dichos tratamientos en el periodo indicado.

Finalizado este periodo, en teoría, la aseguradora deberá ofrecer “una alternativa asistencial válida”, pero no se concreta nada, lo que nos hace sospechar, teniendo en cuenta que las aseguradoras han decidido recortar hospitales por criterios económicos.

CSI-F considera que el Gobierno no está siendo claro con esta situación y exige que informe ‘con luz y taquígrafos’ del alcance de los recortes que están generando una gran incertidumbre en el colectivo. De hecho, el propio sindicato ha iniciado un estudio para conocer el alcance de los recortes en el conjunto del territorio nacional.

En este sentido, el sindicato ha solicitado a la Dirección General de MUFACE información detallada de todos los cambios en servicios hospitalarios ocurridos en comparación con el Concierto de 2014 ofertados por las compañías médicas que han suscrito el Concierto 2015. Asimismo, ha solicitado una prórroga en el plazo voluntario, hasta el 20 de febrero próximo, que tienen los funcionarios todos los años para decidir si siguen recibiendo la sanidad a través de Muface, o bien, a través de la Seguridad Social, para que puedan adoptar su decisión con criterio.

Eso sí, CSI-F considera que si los funcionarios deciden trasladarse a la Seguridad Social, el sistema tendría que asumir de golpe al menos a 1,5 millones de personas (de las tres mutualidades) y se generaría una situación que consideramos “insostenible”, al incrementar de forma importante la carga de trabajo de todos los miembros del sistema nacional de salud, un incremento del coste de los servicios sanitarios y una reducción importante del empleo sanitario ocasionado por el cierre de centros hospitalarios que ahora atienden fundamentalmente a los funcionarios del mutualismo administrativo..

ACCIONES DE CSI-F EN DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS PERTENECIENTES A MUFACE