CSIF consigue minimizar los efectos del ERE en Transcom, cuyos trabajadores afectados serán indemnizados y no irán al paro
- Los 276 despedidos serán indemnizados con 32 días por año y pasarán a las empresas que se hicieron con el contrato con el Santander que perdió Transcom
08 de Junio de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha conseguido, a base de horas y horas de negociación, minimizar los efectos del expediente de regulación de empleo en la multinacional de telemarketing Transcom Worldwide Spain, que afectaba a 321 trabajadores.

Finalmente, se ha conseguido que la compañía reubique a 45 empleados en otras áreas, mientras que los 276 despedidos restantes serán indemnizados con 32 días por año trabajado y pasarán a formar parte de Konecta, Unisono y Sitel, que son las empresas que ganaron el contrato de servicios de Santander Particulares, que a su vez fue el que perdió Transcom y el que motivó este ERE. Además, estos trabajadores permanecerán 6 meses en la bolsa de trabajo de Transcom, lo que significa que si esta compañía decide contratar nuevos trabajadores tendrá que empezar por los de esta bolsa.

Aunque CSIF nunca estará satisfecho con que una empresa opte por una solución tan drástica como un ERE para solventar sus problemas, considera que el acuerdo alcanzado es bueno, ya que ningún trabajador irá al paro. Así también lo han entendido CCOO, UGT y USO, que han firmado el acuerdo junto a CSIF. En cambio, ni CGT ni COBAS han querido estampar su firma en el mismo. Estos dos sindicatos no han hecho otra cosa que poner trabas desde el inicio de las negociaciones y no han mostrado ninguna intención de alcanzar un acuerdo satisfactorio para los trabajadores.

CSIF y los otros tres sindicatos firmantes han creado una comisión de seguimiento del acuerdo, con el objetivo de que se cumpla a rajatabla todo lo firmado, sobre todo en lo relativo a la bolsa de trabajo. Transcom cuenta con unos 4.500 trabajadores en toda España, repartidos entre los centros de Madrid -Pozuelo de Alarcón-, León y Sevilla. Desde el inicio de las negociaciones, CSIF pidió a Transcom que reubicara a los 321 trabajadores, para que no se quedara ninguno en la calle.