Manifiesto de CSIF por el 1º de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores: recuperar empleo y retribuciones
CSIF reclama una cláusula de revisión salarial para los empleados públicos y recuperar las retribuciones previas a 2010
27 de Abril de 2017

En los últimos meses, hemos participado en la negociación de un acuerdo en materia de empleo público que permitirá la convocatoria en los próximos 3 años de más de 260.000 plazas en las distintas Administraciones Públicas.

Esta oferta tiene un carácter histórico por el volumen de plazas, garantizado con ello el sostenimiento de los servicios públicos y a la vez mejorando las condiciones laborales a miles de trabajadores que hasta ahora venían prestando una labor esencial en ámbitos como educación, sanidad o servicios sociales, con contratos en precario y un esfuerzo y dedicación ejemplares.

CSIF ha sido actor principal y pieza fundamental de este acuerdo y por ello nos congratulamos. Sin embargo, ha llegado el momento de dar un paso más para que todos los empleados públicos y los trabajadores de nuestro país vuelvan a la situación preexistente a la crisis y vean compensados los esfuerzos que han realizado en los últimos años.

Los datos macroeconómicos de los dos últimos años evidencian una clara tendencia en la recuperación económica, con un papel destacado de España, dentro del entorno europeo. Sin embargo, estos datos no se corresponden con la situación de dificultad que todavía atraviesan amplios sectores de nuestra ciudadanía.

Los empleados públicos en particular y los trabajadores por cuenta ajena en general, siguen sufriendo los efectos y los avatares que, injustamente hemos sufrido con la excusa de la crisis.

El Estado debe garantizar nuestro modelo social mediante el establecimiento de unos servicios públicos suficientes, universales, gratuitos y eficientes como fuente de desarrollo económico, creación de empleo y cohesión social. Los ciudadanos de nuestro país deben recuperar la posición dentro del Estado de Bienestar y de Justicia Social que merecen. Las instituciones tienen la obligación de proporcionárselo y nuestros representantes políticos están obligados a recuperar el crédito y la confianza que tan merecidamente han perdido por su ambición desmedida de poder en muchos casos, la avaricia económica en otros, y la mediocre gestión de su representación que, por lo general, antepone el interés del partido al de los ciudadanos, perjudicando gravemente los servicios básicos y creando brechas sociales inasumibles en una sociedad avanzada.

Es la hora de avanzar en un gran acuerdo retributivo que nos situe en la senda de no pérdida de poder adquisitivo y que a la vez nos permita en varios años recuperar la estructura salaria preexistente a la crisis económica.

Los empleados públicos no podemos resignarnos. Debemos recuperar la estructura salarial del año 2010 previa al gran recorte salarial, y las pagas extras íntegras. Además, reclamamos una cláusula de revisión salarial que mantenga el poder adquisitivo de las retribuciones. Sabemos que los salarios no han sido los culpables de la crisis, y todos los trabajadores tenemos derecho a un salario digno que nos permita avanzar y vivir mejor.

Para que nos hagamos una idea de la contundente dureza con la que ha sido tratado el mercado laboral; un tercio de los asalariados (34%), más de 5,7 millones, cobran menos de 645 Euros. La crisis nos deja una evolución precaria de los mileuristas hacia cotas por debajo del SMI. Y aunque esta precariedad la sufren todos los tramos de edad, son los más jóvenes los principales perjudicados, de tal modo que el 75% de los jóvenes con empleo, están por debajo del SMI.

España además es el sexto país con mayor brecha salarial de género entre los 28 Estados miembros de la Unión, por encima de la media de la zona euro (16,5% de desfase salarial) y de la UE (16,1%). Por ello se hace necesario un desarrollo efectivo de la Ley de Igualdad que corrija esta situación.

En 2013, el Banco de España se permitió el lujo de recomendar contratar por debajo del SMI; sin embargo, ahora que la economía crece, no escuchamos a nadie decir que se suban los salarios por encima del IPC, con lo que seguimos acumulando precariedad y ampliando brechas salarias.

Un sin fin de razones hacen necesario, ahora más que nunca, una representación laboral comprometida, seria y transparente, con planteamientos reivindicativos de corte moderno y profesional, sin ambigüedades ni ataduras ideológicas ni económicas, con plena independencia para negociar la verdadera recuperación del mundo laboral español.

CSIF cumple todos los requisitos para actuar como alternativa sindical a las organizaciones tradicionales, con la profesionalidad y la independencia necesarias para acometer los compromisos que la sociedad exige de una organización sindical, cuya principal misión es la defensa del interés general de todos los trabajadores.

CSIF es una organización sin posicionamientos políticos y con plena independencia económica, ‘INDEPENDENCIA’ con mayúsculas por la que sólo nos debemos a nuestros afiliados.