CSIF convoca un referéndum entre los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid sobre la retirada voluntaria de la intervención
-En la actualidad, al cumplir los 55 años, la retirada de labores de intervención es obligatoria pasando a otras actividades
19 de Octubre de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, convoca el próximo 21 de octubre una votación entre los bomberos del Ayuntamiento de Madrid sobre un nuevo modelo de retirada voluntaria de las labores de intervención.

Con el nuevo modelo, los Bomberos a los 55 años y los Bomberos Conductores a los 58 años pueden retirarse a otras actividades de Apoyo Técnico o si lo desean continuar en labores de intervención. En el segundo caso deberán pasar controles médicos anuales y obligatorios. Superados los controles podrán continuar en labores de intervención hasta los 59 años inclusive. Actualmente, la retirada de las labores de intervención es obligatoria y los controles médicos cada dos años y no son obligatorios, por lo que el seguimiento de la salud es mayor con el nuevo modelo.

El preacuerdo a votar recoge la obligación del Ayuntamiento de Madrid a cubrir con Bomberos las tareas propias del servicio de Apoyo Técnico, aquellas que realizarán los que no deseen continuar en labores de intervención. De esta manera se protegen esos puestos de trabajo contra posibles planteamientos de externalización, total o parcial.

CSIF convoca este referéndum para terminar con el debate abierto años atrás en el Cuerpo de Bomberos de Madrid, cuando de manera independiente un grupo de bomberos reunió entre los trabajadores 780 firmas solicitando valorar esta propuesta a los representantes. Con el nuevo modelo también están de acuerdo los sindicatos CITAM y CSIT, y entre los tres suman la mayoría sindical de la Mesa de Negociación de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

En caso de que el resultado de la votación resultara positivo, será el trabajador el que decida el momento de su retirada siempre que supere los controles psicofísicos anuales, hasta la fecha máxima en la que cumpla 60 años, edad a la que, como todos los bomberos de España, pueden acceder a la jubilación anticipada acogiéndose a un Real Decreto aprobado por el Ministerio de Trabajo en 2008.