CSIF pide al Ayuntamiento de Madrid que se persone como acusación particular cada vez que un policía municipal sea agredido
► CSIF hace extensiva esta petición para todos los empleados públicos del Consistorio que sean agredidos en su trabajo
02 de Julio de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha pedido al Ayuntamiento de Madrid que se persone como acusación particular cada vez que un policía municipal, agente de movilidad o cualquier otro empleado público municipal que desempeñe su labor cara al público, sea agredido durante el desempeño de su trabajo.

Así lo ha propuesto la sección sindical de CSIF en el Ayuntamiento de Madrid en la última reunión del Protocolo de Agresiones del Consistorio madrileño. La iniciativa es, a juicio de este sindicato, totalmente necesaria para preservar el anonimato del trabajador frente al agresor y para reforzar el apoyo del Consistorio hacia sus empleados. Representantes del Ayuntamiento han señalado este sindicato que estudiarán la propuesta.

CSIF ha subrayado durante la reunión que los policías se quedan solos y desprotegidos en las actuaciones judiciales por agresión en acto de servicio, en las que la Corporación no se persona como acusación particular.

Se trata de que el Ayuntamiento respalde a sus trabajadores en el periplo judicial que se abre tras sucesos como, por ejemplo, la reyerta que tuvo lugar en la piscina municipal de Moratalaz a finales del pasado mes de mayo, en la que hubo tres menores detenidos y cinco policías heridos. En la actualidad, muchos policías municipales sienten un total abandono y desprotección a la hora de realizar su trabajo, según afirman varios agentes a CSIF.

Esta petición se hace extensiva para todos los empleados públicos del Ayuntamiento que realicen su trabajo de cara al público. Empleados de polideportivos municipales, piscinas o SAMUR, por poner tres ejemplos, que son el blanco de las iras de muchos usuarios por el mero hecho de realizar su trabajo. Durante la pandemia no han sido pocos los trabajadores que han sufrido agresiones físicas o verbales de ciudadanos a los que se les ha pedido que llevaran puesta la mascarilla en todo momento en las instalaciones municipales.