Serranillos del Valle: siete meses después de la bajada de sueldo a sus policías peligra la seguridad del pueblo en verano
20 de Junio de 2017

La seguridad del municipio madrileño de Serranillos del Valle está amenazada este verano. Siete meses después de que la Corporación decidiera bajar de forma drástica el sueldo de sus policías locales, CSIF advierte de que en fechas no muy lejanas sólo habrá un agente de servicio por turno, lo que sin duda no garantiza la seguridad de los vecinos de este pueblo de 4.100 habitantes y de los propios policías locales. No hay que olvidar que en España la media es de casi 500 agentes por cada 100.000 habitantes.

El pasado mes de noviembre, el Pleno del Ayuntamiento de Serranillos del Valle aprobó la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que incluía una bajada del sueldo del 35% a sus policías locales (400 euros). De los diez policías con los que contaba esta localidad, seis de ellos son BESCAM. Por ellos, el Ayuntamiento percibe anualmente una cantidad de dinero considerable que cubre sus sueldos, uniformidad y equipamientos necesarios para el desarrollo de sus obligaciones. Dinero que, además, no se puede utilizar en ningún otro capítulo que no sea éste.

Ya entonces, CSIF consideró que esta bajada salarial suponía un ataque a la seguridad de dicho municipio. Entendíamos y, por supuesto, seguimos entendiendo, que todos los empleados públicos son necesarios y deben ser justamente remunerados por las tareas y funciones que realizan. Ahora, Serranillos está sufriendo las consecuencias de aquel despropósito, en virtud del cual se bajó el sueldo a los policías pero no el de los miembros de la Corporación.

Desde aquel lejano noviembre se han producido bajas en el Cuerpo por estrés laboral, comisiones de servicio o regreso al destino original. Por todo ello, CSIF vuelve a anticipar que, dentro de poco, esta localidad se quedará con un efectivo por turno. Es decir, casi con toda seguridad, en algunos momentos del verano no habrá Policía Local para cubrir un mínimo que garantice la seguridad de los vecinos de este pueblo.

Asimismo, el Ayuntamiento sigue sin renovar el vestuario que se les prometió y los policías no cuentan con aire acondicionado tanto en las dependencias como en los vehículos de patrulla, ni con unas instalaciones dignas para realizar su trabajo.