Indignación entre los empleados públicos de Moraleja de Enmedio, señalados por la alcaldesa como presuntos autores de un delito
CSIF pide respeto a los trabajadores municipales y rechaza que se difame de manera generalizada a todo un colectivo
16 de Mayo de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha remitido un escrito a la alcaldesa de Moraleja de Enmedio en el que expresa su malestar por unas afirmaciones publicadas en las redes sociales en las que se acusa a funcionarios o trabajadores de este ayuntamiento de haber cometido "presuntamente" un delito relacionado con la supuesta contratación irregular de un servicio de mantenimiento informático por el anterior equipo de gobierno.

Dos días después del pleno celebrado en esta localidad el pasado 4 de mayo, apareció en el perfil del Facebook del PSOE de Moraleja un texto en el que se indicaba se habían detectado "comportamientos extraños" en el servicio de mantenimiento informático contratado por el anterior equipo y la "inexistencia de contrato alguno para la prestación de dicho servicio y las desorbitadas facturas que presentaba al cobro sin ningún tipo de control".

Y añadía que dicha factura, junto con otras, "está siendo investigada por los servicios jurídicos del Ayuntamiento por si pudieran ser constitutivas de delito cometido presuntamente por funcionarios o trabajadores de este Ayuntamiento". Asimismo, informaba que el Ayuntamiento de Moraleja "presentará la oportuna denuncia y ejercerá las acciones que le correspondan".

Tras esta publicación, que puede leerse en esta red social, CSIF se ha dirigido a la alcaldesa de Moraleja por "el malestar creado a los trabajadores de su Ayuntamiento". Después de aclarar que este sindicato no tiene nada que objetar a que el consistorio de Moraleja de Enmedio lleve a cabo una investigación para esclarecer en todo lo posible las presuntas irregularidades, CSIF rechaza "el ataque directo" y la acusación del delito "presuntamente" cometido por funcionarios o trabajadores de este Ayuntamiento.

"Como alcaldesa entendemos que no debería hacer un uso abusivo de la autoridad inherente a su cargo para difamar de manera generalizada a todo un colectivo, escondiéndose en la utilización de 'presuntamente'. Sin duda, se trata de una actuación que fácilmente se podría tildar de juego sucio, difamar por difamar, desprestigiar por desprestigiar, 'tirar la piedra y esconder la mano'", señala el escrito dirigido a la alcaldesa.

CSIF recalca que son los trabajadores "los más interesados en que se investigue hasta el fondo, no solo éste tema, sino todos los asuntos susceptibles de esclarecimiento y que sean las autoridades u órganos competentes los que se pronuncien". Pero pide a la presidencia municipal "sensatez y mesura", así como "un mínimo de respeto hacia todos los trabajadores" hasta que no se concluyan las actuaciones judiciales pertinentes en el caso que las hubiera.