CSIF pide a Barbero que medie en el procedimiento abierto contra seis de los policías municipales que se manifestaron en febrero de 2016
03 de Mayo de 2017

La Sección de Policía Municipal de Madrid de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha dirigido una carta a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, con copia al delegado del Área de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, en la que solicitan la intermediación de este último en el procedimiento abierto contra seis agentes del Cuerpo por la manifestación contra la política del consistorio con la propia Policía Municipal.

La semana pasada conocimos que la Policía Municipal de Madrid ha abierto un expediente sancionador a seis agentes municipales por dos "faltas graves" presuntamente cometidas durante la manifestación contra Barbero en febrero del año pasado. Según informaron entonces los medios de comunicación, en dicha protesta participaron unos 300 agentes.

En la misiva, la Sección de Policía Municipal de CSIF Madrid indica que resulta "frustrante" que la causa de la apertura del expediente a estos seis compañeros sea "el ejercicio de un derecho legítimo" como es "el de manifestación", que tanto Carmena y Barbero, como el resto de la Corporación, "tan bien conocen".

La carta recuerda que la Policía Municipal en general, y algunos componentes en particular, "han venido siendo objeto de injurias y menosprecios" por parte de miembros de esta Corporación, lo que "ha crispado los ánimos y obstaculizado la comunicación, cauce éste fundamental para el entendimiento mutuo".

"Desde la Sección de Policía de CSIF nos dirigimos a usted [Javier Barbero] con la intención de solicitar su intermediación en el procedimiento abierto contra aquellos policías a los que se quiere expedientar, y lo hacemos desde la absoluta convicción de que alguien como usted, firme defensor del uso del derecho de manifestación como ejemplo de libertad de expresión, entenderá mejor que nadie que los policías utilizaran este mismo cauce para trasladar su malestar", indica el escrito.

Tras reconocer que "debió resultar angustioso ser objeto de las protestas y reivindicaciones de los allí congregados", CSIF aclara que lo dicho en aquella manifestación no iba dirigido contra Barbero, sino "contra la Corporación que representa y la metodología tan caprichosa que a veces utiliza". "Por ello, apelamos a su talante conciliador para empezar a restañar agravios y facilitar una singladura donde, a diferencia de lo ocurrido hasta ahora, primen las luces sobre las sombras", concluye la misiva.