CSIF y el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid coinciden en rechazar la persecución al funcionario de la Oficina Antifraude
CSIF denuncia en una reunión con esta formación que los sindicatos no han sido informados de este proyecto
18 de Octubre de 2016

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, se ha reunido hoy con el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid para analizar el proyecto de Oficina Antifraude que el consistorio que dirige Manuela Carmena pretende poner en marcha.

Durante el encuentro, ambos coincidieron en rechazar el borrador porque, tal y como está redactado, supone una persecución al funcionario, ya que extiende la sospecha sobre los empleados públicos y pone en duda su colaboración en la lucha contra la corrupción.

El presidente de CSIF Madrid, Manuel González Molina, y el responsable del Área Local del sindicato en la Comunidad, Víctor Martínez, indicaron al portavoz de Participación y Transparencia del PP, Percival Manglano, que supieron de este proyecto de oficina contra el fraude y la corrupción por la prensa, por lo que inmediatamente exigieron una reunión urgente con el Ayuntamiento para conocer al detalle un proyecto que no ha sido negociado ni dado a conocer a las organizaciones sindicales.

Durante la hora y media de reunión, González Molina mostró su rechazo frontal a la utilización política que se pretende hacer de una oficina contra el fraude y la corrupción, e indicó que CSIF pondrá a disposición de todos los empleados públicos que sean destinados a esta oficina sus servicios jurídicos con el fin de evitar abusos.

"No hemos tenido notificación alguna, cuando la obligación es que, cuando hay modificación de los puestos de trabajo, por lo menos se informe a los sindicatos. Igual que pasó en Cataluña —allí, CSIF elaboró un protocolo para proteger a los funcionarios ante situaciones ilegales si la Generalitat avanzaba en sus planes independentistas—, vamos a prestar toda nuestra asesoría jurídica para que no se abuse de los funcionarios que presten sus servicios en esta oficina. No pueden estar sujetos al capricho del Gobierno de turno", subrayó González Molina.

El presidente de CSIF Madrid trasladó al Grupo Popular en el Ayuntamiento que este sindicato es el primer interesado en velar por la transparencia y el buen gobierno de las instituciones, pero que no acepta que se ponga el foco de la sospecha sobre los empleados públicos como punto de partida de un plan contra la corrupción. Por su parte, Manglano informó a CSIF de que el PP ha presentado 32 enmiendas parciales y una a la totalidad del borrador de este proyecto.

(Archivo adjunto con audio de declaraciones de Manuel González Molina)