CSIF apoya a los trabajadores municipales de Moraleja de Enmedio, que estudian movilizarse de nuevo por su precaria situación
20 de Septiembre de 2016

La paciencia de los trabajadores municipales de Moraleja de Enmedio está empezando a acabarse y muchos de estos empleados piensan en movilizarse si la situación no cambia drásticamente en el Ayuntamiento de esta localidad. CSIF ha tenido conocimiento de retrasos continuos en el cobro de las nóminas, lo que provoca que muchos de estos empleados no puedan hacer frente a los pagos de diversos recibos (hipoteca, luz, agua, etc), motivo por el cual estudian movilizarse.

Esta semana, los trabajadores han cobrado la nómina de agosto. Pero este retraso no es nada comparado con otras demoras en el cobro de sus retribuciones, ya que han llegado a sufrir retrasos de hasta tres meses. Ello motivó que en noviembre de 2015 empleados públicos de este Ayuntamiento se plantaran para reclamar al consistorio soluciones a una situación insostenible.

Pese a las promesas de la alcaldesa, que ha heredado un ayuntamiento en quiebra, la situación de los trabajadores municipales de Moraleja apenas ha cambiado. Además de los retrasos en las nóminas, no han cobrado la paga extraordinaria de Navidad de 2012, que este ayuntamiento, como todos los demás, debe devolver por sentencia judicial.

Los trabajadores también han trasladado a CSIF que la formación a los empleados, habitual para que puedan desarrollar en condiciones óptimas sus cometidos y necesaria para lograr una Administración más eficaz, ha desaparecido completamente.

El consistorio tampoco dota a los trabajadores de los equipos de protección individual (EPI) necesarios para desarrollar algunas de sus labores, mientras que algunos locales, como la Casa de Niños o guardería municipal, han sufrido este verano temperaturas superiores a los 35º en su interior sin que el Ayuntamiento haya hecho nada por remediarlo.