CSIF considera irresponsables las declaraciones de Maestre negando la agresión a los policías y le pide que se retracte
16 de Septiembre de 2016

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el ámbito privado, ha lamentado las declaraciones efectuadas por la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, en las que niega que hubiera agresión de unos vendedores ambulantes a dos policías municipales. CSIF pide a Maestre que se retracte de lo dicho por considerar que con sus palabras está acusando a los agentes de denuncia falsa, delito tipificado en el Código Penal.

“La portavoz del Gobierno municipal, en vez de arropar a dos empleados públicos del Ayuntamiento víctimas de una agresión por el simple hecho de hacer su trabajo —apercibir a dos ‘manteros’—, les acusa de denuncia falsa. Nos parece irresponsable lo que ha dicho y, por ello, le pedimos que se retracte de estas declaraciones, ya que existe un parte de lesiones. Si no lo hace nos veremos obligados a pedir su dimisión”, ha afirmado el presidente del Área Local de CSIF Madrid, Víctor Martínez.

Los policías municipales del Ayuntamiento de Madrid tienen unas funciones establecidas legalmente, una de las cuales es actuar contra la venta ilegal ambulante. Por eso, desde CSIF Madrid instamos al consistorio madrileño a cambiarlas, si no están de acuerdo con ellas. Pero, mientras tanto, consideramos que el Gobierno municipal debe defender las actuaciones de los agentes que se limitan a cumplir las funciones que les son encomendadas.

CSIF, sindicato mayoritario de la Policía Local a nivel nacional, no defiende cualquier actuación de la Policía, pero siempre amparará a aquellos agentes que actúen dentro de la Ley y respetará la decisión de los tribunales que se pronuncien en casos en los que estén involucrados policías. Desde este sindicato no entendemos la errática política del Ayuntamiento en materia de seguridad, que ha llevado a que algunos policías hagan sus funciones con miedo a un expediente disciplinario por el mero hecho de realizar su trabajo.