CSI-F Madrid lamenta que los principales perjudicados del proceso nulo de funcionarización en Alcorcón sean los trabajadores
26 de Noviembre de 2014

- Este sindicato impugnó en su momento un proceso que convirtió en funcionarios a 620 personas que trabajaban como personal laboral

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) de Madrid ha lamentado hoy que se hayan confirmado sus sospechas de que el proceso de funcionarización que se llevó a cabo en 2011 en Alcorcón era irregular, tal y como ha resuelto el Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid. En virtud de esta decisión, el Pleno del Ayuntamiento de Alcorcón anuló en el día de ayer el nombramiento como funcionarios de 620 trabajadores municipales.

CSI-F Madrid ha rechazado las decisiones arbitrarias de políticos en las distintas administraciones, y lamenta que éstas tengan como únicas víctimas a los empleados públicos y los servicios públicos, mientras que los gestores que han llevado a cabo un proceso irregular no se ven perjudicados de ninguna manera.

CSI-F Madrid impugnó en su momento la decisión del Ayuntamiento de Alcorcón de 2011 de convertir en funcionarios a cerca de la mitad de sus trabajadores municipales, por considerar que dicho proceso no se ajustaba a las normas establecidas por ley, que exigen pruebas selectivas para el ingreso en la administración, a las que hay que sumar los requisitos de titulación, mérito y capacidad. A juicio de este sindicato, estos empleados fueron engañados al participar en un proceso en el que sólo se valoró el mérito de cada trabajador a través de una entrevista.

Según el presidente de CSI-F Madrid, Manuel González Molina, en un concurso-oposición cualquier ciudadano puede optar a un puesto en la administración, al que llegará tras superar el examen de acceso. Por su parte, el personal laboral ha de superar también el examen, pero, posteriormente, a la nota que saque se le sumarán los puntos del concurso de méritos.

De acuerdo con estos requisitos, CSI-F Madrid va a exigir al Ayuntamiento de Alcorcón la puesta en marcha de manera inminente del proceso de funcionarización, con un concurso-oposición abierto y conforme a la legalidad vigente, en el que este sindicato garantizará que todos los empleados que reúnan las condiciones -que son la mayoría- puedan participar en el proceso.

"Por culpa de unos malos gestores y de un proceso manifiestamente irregular, los trabajadores afectados están ahora en una situación de incertidumbre. Es lamentable que por una errónea gestión política siempre tengan que pagar los mismos. Les han puesto un caramelo en la boca y ahora se lo quitan", ha señalado Manuel González Molina, que añade que ninguno de estos empleados perderá su trabajo.

Ver Galería