DGT. Nota informativa OEP.
10 de Julio de 2017

LA OPE Y LA HUELGA DE EXAMINADORES DE TRÁFICO


Una Oferta Pública de Empleo para 70 examinadores, que no podrán incorporarse antes de 2018 con total seguridad, cuando para esas fechas ya se habrán jubilado otros tantos, no es solución alguna, y menos después de reconocer el propio Director General la necesidad de cubrir 176 plazas. Si las convocatorias no se agilizan, y en el próximo ejercicio de 2018 no se dobla la oferta, el comunicado de la DGT sobre lo conseguido por la gestión de su equipo directivo quedará en un brindis al Sol

El principal problema sigue sin solución, -el incremento y adecuación del complemento específico de este peculiar y específico puesto de trabajo-, al que se comprometió la DGT, firmando un acuerdo con los sindicatos CSIF y CGT, acuerdo que ha incumplido, y que hace evidente el carácter con que se conduce esta Administración con sus empleados, con los ciudadanos y con los pequeños y medianos empresarios. Cualquier manifestación positiva que la DGT o la Administración hagan sobre este particular y pequeño problema que ellos mismos han engrandecido es una mentira a la sociedad. Exigimos que se cumplan los Acuerdos.

Increíblemente, pese al reconocimiento público del propio Director General de Tráfico de que existe disponibilidad presupuestaria, no ha sido posible acabar con una huelga que ya ha costado a las arcas públicas el doble de dinero de lo que reclaman los examinadores como subida, y que además, socialmente, tiene un coste difícilmente cuantificable para ciudadanos y empresarios del sector, y no lo ha sido por varios factores:

-En primer lugar la postura intransigente del Gobierno, que le impide ceder a cualquier cuestión que se desvíe de sus preceptos sobre contención del gasto público, incluso quedándose aislado y solo en el Congreso ante votaciones a favor de solucionar “el problema de los examinadores de Tráfico”