Filomena, otro descosido en la gestión del Cuerpo de Agentes Forestales
12 de Enero de 2021

Hemos vivido y sufrido en la Comunidad de Madrid la severidad de la borrasca Filomena. Frío
y más de veinticuatro horas de fuerte nevada que han dejado nuestros campos y calles con
espesores de nieve de entre 30 y 60 cm. Es cierto, no son habituales nevadas tan abundantes
en nuestro clima, pero hay que decir que habíamos sido informados con antelación suficiente y
en detalle por los profesionales de la meteorología. Estábamos todos avisados de lo que se
nos venía encima.
Desde la ASEM 112 se anunciaban, el día 7, los medios disponibles del Plan de inclemencias
invernales: 1865 profesionales, 3500 voluntarios, 732 vehículos, 57 quitanieves, 2 helicópteros
y 4000 toneladas de sal. Así a simple vista, todo un “ejército”, números importantes,
posiblemente los más importantes de todas las Comunidades Autónomas españolas. El día 8
de enero se activaba el nivel 2 del Plan para gestionar el temporal que ya nos afectaba de
lleno; lo anunciaba el Consejero de Justicia, Interior y Víctimas tras reunión del PLATERCAM y
tomaba el mando el Director de la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112. Agencia
donde se encuadra la Dirección General de Emergencias que a su vez cuenta con el Cuerpo
de Bomberos y el Cuerpo de Agentes Forestales. Realmente, los únicos Cuerpos
dependientes orgánica y funcionalmente de dicha Agencia de Seguridad y Emergencias
Madrid 112.
En lo que respecta al Cuerpo de Agentes Forestales, cuenta con 230 agentes, 79 vehículos
todoterreno y 16 centros comarcales. Estos números tratados desde la operatividad del
servicio encomendado, que es lo que realmente nos preocupa y ocupa en CSIF, son ridículos
por insuficientes. Hay que tener en cuenta, para no caer en la trampa publicitaria de los
números, que debido a la turnicidad que establece la jornada y horario, un horario especial
pero con las mismas horas que cualquier funcionario, el máximo teórico de agentes de servicio
podría ser de 1/3 de esa cantidad total. Restemos bajas, vacaciones y libranzas programadas
con antelación y agentes aislados en sus casas, nos quedarán los datos reales del operativo,
como mucho una patrulla por comarca, unos 32 agentes de servicio en toda la Comunidad de
Madrid. Por eso, venimos denunciando desde hace años que el Cuerpo de Agentes Forestales
está bajo mínimos y ello a pesar de tener un Acuerdo firmado que ha sido incumplido
descarada e irresponsablemente por parte de la ASEM 112. Faltan efectivos y falta
Organización operativa, cuestiones que nos hacen ser un colectivo anecdótico y poco
eficiente. De este hecho y de aquel incumplimiento podría pensarse que esto es lo que se
quiere. Pero existe además otra tara, la incapacidad de organizar y de proponer de una Escala
Técnica de mando que ejerce tan solo en su propio beneficio.

La organización operativa de esos medios y efectivos sencillamente no existe. Entiende la
Dirección General de Emergencias que está bien que el jefe de Operativo se dedique a
administrar n grupos de Telegram, red social que la propia Jefa del Cuerpo de Agentes
Forestales reconoce a los sindicatos en las Mesas Técnicas que no es el canal oficial de
comunicación y que estar en ellos es de carácter “voluntario”. Luego, ella misma participa
voluntaria y activamente como si de un grupo de colegas se tratase, pero como Jefa del
Cuerpo. Absurdo absoluto.
También existe un SharePoint oficial, o eso creemos, donde lo mismo se cuelgan anuncios,
que Notas Interiores, que publicidad intrascendente en la organización profesional del
colectivo, convirtiéndolo en un batiburrillo infumable de web blog absolutamente inadecuado,
caótico e ineficiente, donde entre broza varia se mezclan anuncios operativos dirigidos a la
generalidad y obviando la escala de mando. El resultado final es una penosa y triste
delegación de responsabilidades, sin ordenación ni concreción, hacia los puestos base.
Las instrucciones operativas se deberían diseñar, proveer e implantar con la participación de
mandos intermedios de la Escala Operativa. No a espaldas de ellos. Deberíamos tener una
estructura en la que funciones y responsabilidades quedaran perfectamente definidas, desde
el Director General hasta el último agente. Por el contrario, tenemos una red social y un blog
que nada aportan a lo profesional, más allá de alimentar egos, filias y fobias. Tremendo error,
fatal estrategia que únicamente se ha establecido como cobertura propia de quien provee y
posibilita este sistema obviando sus verdaderos deberes y modificándolos por otros en los que
ya no se siente incapaz.
Con todo esto y mucho más, como todos sabéis, nos situamos en la situación vivida y nos
gustaría imaginar que en algún momento el Director de la Agencia de Seguridad de
Emergencias y el Director General de Emergencias reflexionarán sobre la operatividad y
eficiencia del Cuerpo de Agentes Forestales en la misma.
¿Se podría haber propuesto un operativo de Agentes Forestales donde el 90% de los
vehículos todoterreno, totalmente adecuados para intervenir en esta emergencia, hubieran
estado dando servicio? ¿Se podría haber planificado con la antelación suficiente unas
guardias o servicios extraordinarios para contar con el mayor número de agentes desde el día
7 en los centros comarcales, antes claro, de que quedaran incomunicados en sus casas como
el resto de los ciudadanos? ¿Han sido adecuados y seguros los medios utilizados para
transportar alimentos o personal?
O sencillamente, como políticos de turno, estarán esperando que capee el temporal y lleguen
los aplausos. Vivimos una época donde la publicidad puede con todo, donde un hecho aislado
puede retratarse como algo épico y extraordinario y pasar a representar lo que no es. Algunos
de los nuestros han podido trabajar dando ejemplo y sirviendo en esta emergencia como merecen los ciudadanos de nuestra Comunidad, pero el conjunto del Cuerpo y sus
medios no han podido proponerse más allá de esas escasas situaciones. Nuestra Jefatura
entiende erróneamente cada situación de emergencia y lo hace cuando ya es tarde, a
posteriori. No propone, no organiza, no ejerce, no cumple con sus funciones. Por el contrario,
hurga y exige salidas individuales que, tras la correspondiente publicidad, transformen los
hechos precarios en éxitos sin precedentes.
No tenemos ya una Jefatura del Cuerpo de Agentes Forestales, tenemos una Jefatura de
publicidad ocupada en mejorar su propia imagen y en alentar su propio futuro. En ello, es
cierto, se propone al Cuerpo como colectivo hacendoso, bien pertrechado y con capacidad de
obrar por dura que sea la emergencia o actividad a enfrentar. No es más que una utilización en
beneficio de unos pocos. La realidad es otra, la que bien ha quedado representada estos días
y que bien conocemos, la que no se puede publicitar.
Esta realidad es la que empezamos a pagar con Acuerdos incumplidos, y que seguiremos
pagando poco a poco si no existe exigencia para que el Cuerpo de Agentes Forestales
funcione realmente como algo profesional y capacitado y no por la voluntad y el riesgo de unos
pocos.
Desde CSIF, os damos nuestras respuestas desde nuestro afán crítico y constructivo. Con la
actual gestión y Organización operativa del Cuerpo de Agentes Forestales en la Agencia de
Seguridad y Emergencias de la comunidad de Madrid es IMPOSIBLE. El Cuerpo de Agentes
Forestales y sus medios han sido clara y negligentemente infrautilizados una vez más. Solo
mencionar, para que no se nos olvide, que en el gran incendio de este verano tan solo había
un único agente de servicio en esa Comarca o la incapacidad manifiesta de gestionar
movilizaciones y relevos en grandes siniestros y que esto no se arregla eliminando o
impidiendo las vacaciones de los agentes y sí cumpliendo los Acuerdos.
Filomena solo nos ha bajado de las nubes del postureo del tuiter y del “tontogram",
descosiéndonos otra costura más. El Cuerpo de Agentes Forestales, y nos duele tener que
denunciarlo, no está preparado, no está formado y mucho menos gestionado y organizado
para atender los procedimientos operativos que se le han encomendado de forma unilateral y
sin contar con los representantes de los trabajadores.
Lo cual no es impedimento para que traslademos nuestro agradecimiento y admiración
a los compañeros que voluntaria y generosamente han estado al pie de la nevada, lo han
dado todo por el servicio encomendado y, por ende, por los madrileños. GRACIAS.
Síguenos en:
Twitter: @CSIF_AFFMadrid
Instagram: csif_agentesforestalesmadrid