Seguimiento masivo de la huelga general de justicia, la primera en los últimos 20 años
19 de Noviembre de 2018

GALERÍA DE FOTOS

El 80 por ciento de los trabajadores de la Administración de Justicia secundaron este viernes 16 de noviembre la huelga general convocada para trasladar a la sociedad el caos que atraviesa esta Administración, como consecuencia del abandono y la política errática que han llevado a cabo los gobiernos de PSOE y PP los últimos años, según datos recabados por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y primera fuerza sindical en la Administración de Justicia.

Ese mismo día, a partir de las 12 horas, miles de funcionarios procedentes de toda España se manifestaron en Madrid, desde el Ministerio de Justicia hasta el Senado, donde se ultima la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que abre la puerta a la movilidad forzosa y arbitraria del personal.

CSIF agradece el apoyo de los compañeros y compañeras a esta protesta que ha sido respaldada de manera masiva. Sentimos los inconvenientes que sufrieron los ciudadanos que acudieron a los órganos judiciales y que no pudieron realizar sus trámites (declaraciones, juicios, práctica de pruebas, registro civil), pero el Gobierno y nuestros políticos no nos han dejado otra opción para defender el derecho fundamental a la negociación de nuestras condiciones laborales.

Los 50.000 trabajadores y trabajadoras de la Justicia, de los cuerpos generales, gestores, tramitadores de auxilio y cuerpos especiales han realizado la primera huelga general en esta administración de los últimos 20 años.

A la huelga está llamado el personal que garantiza el funcionamiento diario de la Justicia (trámites, procedimientos, análisis de pruebas y forenses, preparación de documentación, sentencias y autos, toma de declaraciones…), mientras los políticos se reparten la cúpula judicial y acaban con la independencia de este poder del Estado y no afrontan los problemas estructurales: retrasos, caos informático, falta de medios materiales y personales...

La gota que ha colmado el vaso es la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que ultima el Senado y que abre la puerta a la movilización forzosa y discrecional del personal, lo que supone una flagrante vulneración del derecho fundamental a la negociación colectiva.

Así, entre otras cosas permitirá a la Administración determinar, sin haber negociado con los trabajadores, su puesto de trabajo en cada momento sin atender a su especialización y de forma arbitraria; además de destruir empleo por los límites que se establece para el nombramiento de personal de refuerzo e interinos.

Por este motivo, CSIF también ha trasladado una queja al Defensor del Pueblo, que también será elevada a instancias de la Unión Europea, si la reforma sigue adelante. Desde el sindicato, hemos presentado más de 30.000 firmas de funcionarios de Justicia de toda España contra esta reforma de la LOPJ.