CSIF Justicia Madrid exige el aplazamiento de la puesta en marcha de la aplicación DICIREG en el Registro Civil Único de Madrid
También exigimos la concesión de prolongaciones de jornada durante todo el proceso de implantación del nuevo modelo, así como la cobertura de todas las plazas sin cubrir en el Registro Civil Único.

CSIF insiste en la necesidad de negociar el Reglamento. Para CSIF es imposible implantar el modelo de Registro Civil y la entrada en vigor de la ley solo con la implementación del nuevo programa informático. Es imprescindible haber aprobado el Reglamento, en el que se deben incluir cuestiones que afectan a la organización interna, las relaciones de puestos de trabajo, reparto funcional del trabajo dentro del Registro Civil, delegación de funciones de los encargados, etc...
16 de Junio de 2021

El comienzo de las acciones formativas de la nueva aplicación Dicireg en el Registro Civil Único de Madrid, como punta de lanza para la implantación del nuevo modelo de Registro Civil, ha puesto de manifiesto lo que todos, salvo el Ministerio de Justicia y la Consejería de Justicia, veíamos venir.

Desde CSIF denunciamos la manera atropellada e irreflexiva con que el Ministerio de Justicia pretende poner en marcha el nuevo aplicativo del Registro Civil, sin importarle los efectos perniciosos que esto puede acarrear. Y entre tanto, los funcionarios del Registro Civil Único son los que sufren las consecuencias y han de simultanear las acciones formativas de la nueva aplicación con su labor diaria en la tramitación de expedientes de Registro Civil y atención al público, lo que se traduce en un fuerte incremento de la carga de trabajo y en la ralentización del servicio que se ofrece a los ciudadanos.

Y esto no es todo. Los funcionarios del Registro Civil Único han podido comprobar, en este breve plazo de contacto con la nueva aplicación Dicireg, cómo se trata de una herramienta lenta, poco intuitiva, con fallos y con errores en los modelos, lo cual incrementa considerablemente los tiempos en la finalización de cualquier trámite, incluso los más sencillos, como es el caso de las certificaciones registrales, en las que el tiempo empleado en su expedición se multiplica ahora por cuatro, y eso cuando se consigue realizar el trámite exitosamente.

Lejos de haber mejorado la aplicación Inforeg, e incluso haberla fusionado con otras herramientas conocidas, se ha optado por un nuevo aplicativo lento y engorroso, que ni siquiera aprovecha lo bueno que supuso Inforeg, y que se está intentando implantar a toda costa, de manera precipitada, en época de vacaciones estivales y sin tener en cuenta la experiencia de los propios funcionarios, que son profesionales que manejan a diario los equipos y aplicaciones informáticas y conocen a la perfección los problemas y carencias del Registro Civil. No tiene ningún sentido poner en marcha una aplicación informática de esta manera, a toda prisa, y sin llevar a cabo una adecuada toma de requisitos de quienes van a ser operadores directos de la misma, sin formación adecuada y con una multitud de puestos sin cubrir.

Por otro lado, resulta absurdo proceder al despliegue del nuevo modelo de Registro Civil sin tener aprobado un Reglamento que desarrolle la Ley 20/2011 o sin que se dicten instrucciones que concreten el desarrollo de cuestiones esenciales como las funciones que puede delegar el encargado o la incorporación al nuevo aplicativo de las inscripciones ya practicadas en Inforeg.

Desde CSIF Justicia Madrid consideramos que la solución más lógica ante esta grave situación es, sin lugar a dudas, un aplazamiento en la puesta en marcha de la aplicación Dicireg, hasta que se corrijan los fallos de funcionamiento del mismo, los funcionarios cuenten con la formación adecuada y se apruebe el nuevo reglamento del Registro Civil que desarrolle muchas de las cuestiones pendientes de la Ley 20/2011. En este sentido, consideramos primordial la ampliación temporal de las acciones formativas durante el tiempo que sea necesario, con turnos de formación y evitando simultanear con el desempeño del servicio. Asimismo, es necesaria la presencia permanente de formadores en sede, para resolver dudas y recopilar las sugerencias e indicaciones que los funcionarios puedan aportar, para su posterior traslado a los desarrolladores del nuevo aplicativo a fin de que éstos puedan depurar y corregir las carencias y fallos advertidos, así como implementar mejoras en el sistema.

En todo caso, nos hemos dirigido por escrito a la Consejería de Justicia, poniendo de relieve que la implantación del nuevo modelo de registro civil y la puesta en marcha del nuevo aplicativo va a suponer para los funcionarios que prestan servicio en el Registro Civil, un esfuerzo importante de adaptación así como un significativo incremento de la carga de trabajo, motivo por el cual desde CSIF Justicia Madrid hemos exigido que se autorice la concesión de prolongaciones de jornada para todos los funcionarios del Registro Civil que voluntariamente lo soliciten. No cabe duda de que se trata de una medida esencial, para compensar el exceso de jornada que, a día de hoy, y de modo desinteresado, ya están llevando a cabo los funcionarios el Registro Civil único para seguir ofreciendo un servicio público de calidad.

Finalmente, desde CSIF Justicia Madrid llevamos mucho tiempo reclamando a la Dirección General de Recursos Humanos que se debe dar al Registro Civil la relevancia que realmente tiene y reconocer la importantísima labor que llevan a cabo, algo que se ha puesto patente durante la crisis sanitaria. Por este motivo, hemos vuelto a reclamar la cobertura inmediata de todas plazas del Registro Único de Madrid que llevan años sin cubrir, pese a que son plazas que están dotadas presupuestariamente. Asimismo, hemos exigido que la cobertura de estas plazas se lleve a cabo en primer lugar mediante el otorgamiento de comisiones de servicio, y las no cubiertas por este sistema, mediante nombramiento de funcionarios interinos, hasta su cobertura definitiva mediante concurso de traslados.