Tres semanas después de su entrada en vigor, se publica en el BOE el Reglamento por el que se regula el procedimiento para la adquisición de la nacionalidad española por residencia
10 de Noviembre de 2015

CSIF denuncia la chapuza de una Dirección General de Registros y del Notariado que ha dejado en el limbo jurídico cientos de solicitudes de nacionalidad presentadas desde el 15 de octubre, fecha en la que entró en vigor de manera virtual el nuevo procedimiento, pues no había reglamento.

Durante estas tres semanas la Dirección General de Registros y del Notariado con tres notas informativas contradictorias y claramente ilegales, bloqueó el acceso a la nacionalidad española a miles de extranjeros para tapar su falta de previsión, su torpeza y su incapacidad de gestión del Registro civil.

CSIF denuncia la incapacidad y falta de previsión de la Dirección General de Registros y del Notariado para sacar adelante el Reglamento (publicado el 7 de noviembre en el BOE) durante los cuatro meses que han transcurrido desde la aprobación de la ley que modificaba el trámite, en el mes de junio pasado, y la entrada en vigor del mismo el 15 de octubre bloqueando todas las solicitudes durante tres semanas.

Para CSIF la Dirección General de Registros y del Notariado sigue de chapuza en chapuza por cuanto el primer examen de cultura española no se celebró hasta el día 29 de octubre, mientras que el de lengua española DELE A2 exigido en la nueva normativa, no se va a celebrar hasta el mes de abril de 2016. Esto significa que miles de extranjeros pueden ver peligrar la solicitud de nacionalidad por caducidad de la documentación. Documentación que en muchos casos, cuesta mucho tiempo y dinero conseguir en los países de origen.

La pregunta que nos hacemos es bien simple ¿de verdad ahora los derechos de los extranjeros en España están más protegidos para su acceso a la nacionalidad que antes de este invento?

Un nuevo trámite que tiene un precio

Además del coste de obtención de la documentación en los países de origen, en algunos casos, no desdeñable, los extranjeros deberán pasar por caja antes de presentar la solicitud de nacionalidad. El nuevo trámite costará algo más de 305 euros por persona en el caso de extranjeros no provenientes de países de lengua española. Una familia de cuatro miembros tendrá que pagar algo más de 1200 euros para poder ver cumplido su deseo de ser españoles.

Parael restoel coste será de unos 185 euros por persona desglosados en 100 euros por instar el procedimiento y 85 más por el examen de cultura general. Los menores de edad y las personas bajo tutela estarán exentos de realizar los exámenes pero no se librarán de abonar los 100 euros de tasa exigida para iniciar el procedimiento.

Para rematar la cuestión, el Ministerio de Justicia cuando anunció a bombo y platillo en su web, el nuevo procedimiento recomendaba a los extranjeros que acudieran a abogados, procuradores y graduados sociales para resolver dudas y recibir ayuda con la tramitación. Una ayuda no gratuita por lo que el Ministerio se convierte en representante comercial de particulares, en vez de poner a disposición de los extranjeros los servicios profesionales de sus funcionarios del Registro civil. Sencillamente inaceptable.

¿Qué motivos impiden al Ministerio de Justicia recoger la opinión del personal experto en Registro Civil?

Pese a las manifestaciones del Ministro Catalá ni ha habido diálogo sobre el Registro civil ni se le espera. El Ministerio de Justicia ha marcado su hoja de ruta hasta la privatización del Registro civil empezando por vaciar de funciones al actual, despreciando la formación, experiencia y potencial de 3.500 funcionarios de Justicia expertos en Registro civil.

La marginación y el desprecio han llegado al punto de situar a estos profesionales en una situación grave de incertidumbre jurídica por cuanto en tres notas internas, firmadas por el Director General de Registros y del Notariado, se les obligaba a exigir a los ciudadanos una serie de trámites y requisitos que aún no habían sido aprobados ni publicados en el BOE.

Un procedimiento de nacionalidad distinto si es posible

Para CSIF es una pena que se desaproveche el capital humano del Registro civil en materia de nacionalidad. Durante todo este tiempo, los funcionarios de los Registros civiles han estado clamando por más y mejores medios y por unas pruebas objetivas de lengua y cultura españolas.

Durante todo este tiempo, la Dirección General de Registros y del Notariado se ha convertido en el verdadero tapón de los expedientes de nacionalidad por dos vías: infradotando los Registros civiles y siendo incapaz de absorber la parte de expediente que le correspondía tramitar lo que convertía el trámite en una espera de varios años.

CSIFpropone un modelo de nacionalidad descentralizado y por lo tanto, accesible a todos los extranjeros durante toda su tramitación, aprovechando la infraestructura de los Registros civiles actuales, con un procedimiento basado en pruebas objetivas y uniformes de lengua española y de cultura general que se puedan realizar en varios centros repartidos por toda la geografía nacional y no sólo en Madrid.

Los funcionarios del Registro civil pueden y deben asumir la tramitación completa del expediente de nacionalidad en beneficio de los ciudadanos reduciendo costes y con la vocación de servicio público que preside su actuación.

La propuesta de CSIF se inserta dentro de un modelo de Registro civil moderno en su organización, electrónico, único en su gestión descentralizado en su funcionamiento y gestionado por funcionarios de Justicia.

Ver Galería