Nuevo éxito en las concentraciones para reclamar que no se privatice el Registro Civil
06 de Marzo de 2014

Los funcionarios de los registros civiles de toda España se volvieron a concentrar hoy contra la privatización de este servicio público, que puede poner en peligro más de 3.000 puestos de trabajo. En Madrid, funcionarios del Registro Civil Único se concentraron a las puertas del edificio, en la calle Pradillo, en defensa de un Registro Civil público y gratuito, y con una gran pancarta en la que se leía "No a la desaparición de 3.000 empleos en los Registros Civiles".

Desde que se conocieron las pretensiones privatizadoras de este servicio por parte del ministro de Justicia, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), sindicato más representativo en la Administración de Justicia, ha convocado movilizaciones y actos de protesta en toda España que han sido secundados de forma masiva por los trabajadores del Registro Civil.

CSI-F se ha posicionado desde el principio radicalmente en contra de lo que considera un atentado contra los derechos de los ciudadanos y de los funcionarios destinados en estos centros de trabajo. Sólo en la Comunidad de Madrid, se verían afectados por esta amortización de plazas unos 300 funcionarios.

Asimismo, este sindicato ha denunciado las negociaciones clandestinas del Ministerio de Justicia con los registradores de la propiedad, auténticos beneficiarios de esta medida si finalmente se lleva a cabo. De hecho, estas intenciones privatizadoras se desvelaron a través de una carta remitida el pasado mes de febrero por el decano a los registradores de toda España.

Desde entonces, CSI-F ha iniciado una campaña en la que, además de convocar movilizaciones, se ha reunido con diferentes grupos políticos tanto a nivel autonómico como nacional. En Madrid, esta central sindical ha remitido cartas a todos los grupos parlamentarios de la Asamblea de Madrid y a los alcaldes pidiéndoles que se posicionen en contra de esta privatización y haciéndoles conocedores de los perjuicios que esta medida causaría en los ciudadanos.

CSI-F continúa exigiendo una reunión urgente del ministro de Justicia con los representantes de los trabajadores de los registros civiles y anuncia que impulsará cuantos actos de protesta y medidas de presión estime necesarias.

Ver Galería