CSI-F continúa con las movilizaciones en contra de la privatización del Registro Civil
03 de Marzo de 2014

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), sindicato más representativo en la Administración de Justicia, continúa con las movilizaciones en contra de la privatización del Registro Civil. La próxima concentración en la Comunidad de Madrid tendrá lugar este jueves, 6 de marzo, en el Registro Civil Único, donde se protestará por las 3.000 plazas que corren peligro en toda España (en Madrid podría afectar a 300 empleados públicos) y por la falta de diálogo con las centrales sindicales.

Desde los primeros escarceos del Gobierno central con los registradores de la propiedad para regalarles el Registro Civil, CSI-F se ha posicionado radicalmente en contra de lo que considera es un atentado contra los derechos de los ciudadanos y de los funcionarios destinados en estos centros de trabajo, hasta ahora dependientes de los Órganos Judiciales.

En este sentido, CSI-F ha presentado en tres ocasiones (22/04/2013, 20/09/2013 y 25/02/2014) una oferta de diálogo y negociación constructiva, sobre la base de una propuesta que mantiene al Registro Civil como servicio público de gestión pública, a la que hasta ahora ha recibido la callada por respuesta.

Entre las distintas acciones llevadas a cabo, CSI-F Justicia Madrid ha trasladado a los grupos parlamentarios autonómicos la necesidad de que, desde esas instancias, se posicionen contra la pretendida privatización. Esta misma semana se han enviado misivas a los alcaldes, haciéndoles llegar que esta privatización perjudica claramente los intereses de sus conciudadanos.

Además, CSI-F está denunciando ante la opinión pública el coste para el ciudadano y el enriquecimiento de unos pocos (los registradores, como mínimo) que supone la privatización del Registro Civil. Igualmente, se ha reiniciado una campaña por la que se está informando a los funcionarios destinados en los Registros Civiles del peligro que corren más de 3.000 plazas que pueden verse afectadas, la merma de derechos de promoción interna, minoración de próximas Ofertas de Empleo público, la amortización de plazas y despido de personal interino (sin indemnización), que en esta Comunidad, podría afectar a 300 plazas.

También CSI-F está informando a los ciudadanos, a través del propio registro civil, de la perdida de garantías de independencia que supone la privatización del Registro Civil. En esta misma línea de denuncia, ha puesto de manifiesto que la negociación se está realizando en el más estricto secreto, vulnerando la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno.

Ver Galería