La creación de empleo se basa en la inestabilidad y precariedad de la contratación temporal
-El 94% de los contratos firmados en septiembre se basaron en una relación eventual

-El paro femenino alcanza el 65,3% del total de desempleados
04 de Octubre de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) celebra una bajada de 10.720 desempleados que deja la cifra total de parados en 152.032 personas, pero estos buenos datos no esconden la precariedad e inestabilidad del mercado laboral de la comunidad autónoma.

La tercera mayor caída a nivel nacional en septiembre se produce a raíz de las campañas agrícolas y la recuperación del sector Servicios, aunque más allá de los datos globales la región continúa presentando un paro femenino que representa el 65,3% del total de desempleados y una contratación temporal que alcanza el 94% de todos los contratos firmados en septiembre.

La estacionalidad marca el ritmo del mercado laboral de Castilla-La Mancha, anclado con firmeza en la precariedad a través de la relación temporal con los trabajadores: de los casi 109.684 contratos firmados en septiembre, sólo 6.597 fueron indefinidos.

CSIF recuerda una vez más las millonarias subvenciones directas concedidas por el Gobierno regional a CCOO, UGT y Cecam asociadas a los planes de empleo, que no han servido para extinguir la precariedad laboral en Castilla-La Mancha. Las tres organizaciones han percibido más de 46 millones de euros desde 2014, entre ellos las últimas adjudicaciones en septiembre (1.762.500 euros) asociadas precisamente al fomento del empleo.

NIVEL NACIONAL
A nivel nacional, CSIF lamenta la pérdida de 29.283 empleos entre los sectores de la Administración Pública (-15.972) y la Sanidad (-13.311) durante el pasado mes de septiembre.

Estos datos vuelven a poner de manifiesto las debilidades de nuestro sistema, el envejecimiento de las plantillas y la precariedad en el empleo que afecta a los servicios fundamentales que recibe la ciudadanía.

En este sentido, la Central Sindical reclama negociar cuanto antes la oferta de empleo público para los próximos años, en el marco de los Presupuestos Generales del Estado, donde se elimine de una vez la tasa de reposición, con el fin de que las comunidades autónomas puedan reforzar las plantillas más allá de las jubilaciones que se produzcan y reducir la temporalidad.