Otra vez apaleamiento público a los trabajadores
27 de Agosto de 2011

Escrito por Ricardo Martínez García



- Otra vez nos vemos obligados a asistir en primera línea, al maltrato y las vejaciones que por parte de CCOO sufren los trabajadores del Centro de Reforma.

Como ya sucediera hace dos años, el intento de algunos de obtener relevancia pública, nos muestra la cara más dura del hostigamiento y apaleamiento público, al que sin vergüenza alguna, estos individuos someten a los empleados de ese Centro.

Escudados por las siglas, y al amparo de Comisiones Obreras, se empeñan en medrar y destruir la moral de los trabajadores, quienes nuevamente verán como la opinión pública duda de su profesionalidad.

Además en esta ocasión, pasan la línea de lo ridículo, para situarse en lo vergonzoso, intentando dar a entender que uno de los testigos, podría haber sido agredido tras su declaración en contra de los trabajadores, como si se tratara de una organización mafiosa. Es repugnante.

Los hechos que se han descrito desde CCOO, carecen de verosimilitud y se alejan completamente de la realidad, por apuntar algunas dudas que me asaltan, ¿cómo se explica que el referido testigo protegido, ante el juez, reconozca que sus declaraciones fueron exageradas?, ¿cómo se explica, también, que los hechos que se refieren sucedieran hace siete u ocho años, y no se hayan denunciado nunca antes, absolutamente a nadie y por nadie?, y por último ¿cómo se explica que todos los trabajadores, excepto uno, sean responsables de estos hechos? además el desconocimiento de la ley por parte de todos los que forman parte de este circo, se hace patente, cuando pudimos leer en la primera denuncia, como se hacía referencia a los tribunales tutelares de menores, tribunales que no existen desde hace más de una década, y se obviaban las normas y las leyes de la función pública, saltándose todos los procedimientos administrativos para denunciar este tipo de hechos.

Además, y otra vez, es necesario hacer hincapié, en que los internos del Centro, disponen de comunicaciones habituales tanto con sus familiares, como con sus representantes legales, Jueces, Fiscales y el propio Defensor del Pueblo. Y sin embargo, en ninguna de esas comunicaciones se han producido denuncias sobre que hechos como los denunciados por CCOO, pudieran estar dándose. ¿es que CCOO pone en duda la actuación de absolutamente todos los mecanismos de protección que existen en nuestra ciudad y fuera de ella? ¿trabajadores, jueces, fiscales, abogados, familiares y Defensor del Pueblo, están consintiendo que esto suceda?, ¿o es que directamente todos somos unos incompetentes?

De modo que podríamos suponer, que todo esto responde más a la búsqueda de notoriedad, que a hechos contrastados. Lo que nos invita a pensar que la obtención de estas declaraciones podría ser de dudosa procedencia.

También es necesario recordar, que el Centro de Reforma de Menores 'Punta Blanca', está sometido a una rigurosa supervisión, por parte de las autoridades, tal y como marca la ley, e incluso, en el último informe del defensor del Pueblo, en ningún momento se hace referencia a que en el Centro pudiesen existir ni tan siquiera indicios de que este tipo de comportamientos se estuviesen dando, diciendo textualmente lo siguiente: “...en el centro referido se ha apreciado que todas las instalaciones inspeccionadas y procedimientos de actuación que se llevan a cabo en el mismo, cumplen, en general y salvo las excepciones que a continuación se detallan, con los parámetros internacionalmente aceptados, en aplicación de la Convención y del mencionado protocolo facultativo, no apreciándose deficiencias importantes que permitan concluir la existencia de un trato inhumano o degradante para las personas que permanecen temporalmente en las dependencias visitadas...".

Se puede decir más alto, pero no más claro, “no permiten concluir la existencia de trato inhumano o degradante para las personas”, y esto lo dice el Defensor del Pueblo.

Estos, que se erigen adalides de la defensa de los menores, deben saber, que si hay alguien en esta ciudad que protege a los internos del Centro de Reforma “Punta Blanca”, son precisamente los propios trabajadores, quienes con total entrega y dedicación, y con importantes esfuerzo, debido a las carencias económicas y de personal, trabajan por reeducar y resocializar a los internos del Centro de Reforma, cumpliendo escrupulosamente con la legalidad vigente.

Declaraciones de este tipo, ya causaron un grave perjuicio en la moral de los empleados del centro, pero parece que eso no impide a CCOO continuar maltratando y torturando a los trabajadores de Punta Blanca, a pesar de decretarse el secreto de sumario.

Todos estaremos de acuerdo en nuestro deseo de que el procedimiento judicial siga su curso, y alcance una resolución lo antes posible, pues de ese modo, podremos sentar a los culpables del hostigamiento público que están sufriendo los trabajadores en el banquillo.

Yo no me escondo tras las siglas de ningún sindicato, y os acuso, malditos cobardes, de Torturar y Maltratar a los empleados de Punta Blanca. Y de hacerlo escondidos tras las siglas CCOO, utilizando el desprestigio público, contra un excelente colectivo de trabajadores, que demuestra todos los días su profesionalidad y su excelente labor, en el cuidado, educación, y socialización de los internos del Centro de Reforma 'Punta Blanca'.