(Ceuta) ► CSI-F exige al Gobierno que descongele los salarios públicos para poder negociar incrementos
23 de Septiembre de 2014
El sindicato de funcionarios CSI-F está a la espera de que el Gobierno cumpla el mandato del Estatuto Básico del Empleado Público y convoque la mesa de negociación de la función pública antes de la presentación este viernes del anteproyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2015, con la idea de exigirle que acabe la "dinámica" de congelación salarial de los últimos cuatro años, entre otras cuestiones.
El presidente del sindicato, Miguel Borra, se ha mostrado "preocupado" durante un desayuno informativo, ya que a cuatro días para que se cierre el plazo, los sindicatos de la función pública aún no han sido convocados para dicha reunión con el Ministerio de Hacienda.

Por ello, aunque ha apuntado que los sindicatos mantienen contactos desde el pasado mes de julio con el departamento que dirige Cristóbal Montoro, ha asegurado también que en los últimos días se han visto obligados a intensificar "los contactos y las presiones" para propiciar esta reunión.


Desde CSI-F se reconocen "gestos" por parte del Gobierno para mejorar las condiciones laborales de los empleados públicos, como la devolución de dos de los días de asuntos particulares ('moscosos') de los tres suprimidos en julio de 2012.
Sin embargo, el sindicato no quiere avances puntuales, sino negociar una "hoja de ruta" en la que se paute la recuperación del 30% del poder adquisitivo que de media se han dejado los funcionarios por el camino de la crisis, desde la reducción del salarios entre el 5% y el 10% en 2010, con efectos año a año hasta 2014, pasando por la supresión de la paga 'extra' de Navidad en 2012, según sus estimaciones.

En primer lugar, el sindicato considera que el Gobierno debería descongelar los salarios para que se habilite a los diferentes ámbitos a negociar subidas. "Lo importante es romper la dinámica de la congelación, porque una subida salarial mínima habilitaría para negociar otras subidas retributivas", ha indicado Borra.
En este sentido, ha recordado que el Gobierno ha vuelto a congelar los salarios del personal de las Cortes para 2015, algo que suele marcar cada año la pauta de lo que se hará posteriormente con las remuneraciones de todo el sector público. Con todo, el Ejecutivo ha introducido por primera vez la posibilidad de negociar compensaciones retributivas con posterioridad.
RECUPERAR LA PAGA EXTRA Y AUMENTAR LA REPOSICIÓN DE LA PLANTILLA.
Por otro lado, consciente de que no se puede recuperar todo lo perdido de una vez, CSI-F reclama ya en los Presupuestos de 2015 el cobro en el primer trimestre del próximo año de la parte devengada hasta el 13 de julio de 2012 de la paga 'extra', tal y como que están reconociendo a los funcionarios los tribunales.
A continuación, el sindicato exige el recobro íntegro de dicha paga 'extra' "temporalizada", pero iniciando el pago en 2015, y no a través de aportaciones a fondos de pensiones, que no todos los funcionarios tienen, sino en metálico.
El siguiente paso que habría que dar sería el incremento de los Oferta Pública de Empleo y el desarrollo de un plan de recursos humanos en las Administraciones Públicas. En los últimos años, el Gobierno la ha mantenido congelada, sólo con un porcentaje de rotación de hasta el 10% en servicios esenciales.
CSI-F quiere definir qué otros servicios se pueden considerar esenciales y destoparlos. Pero sobre todo, avisa de que, mientras delegaciones del Gobierno echan en falta efectivos policiales y los hospitales cierran plantas, el personal de la Administración General del Estado (AGE) no se renueva y previsiblemente se verá mermada en algo más del 30% hasta 2020 por una "desbandada" de empleados que se irán jubilando.
CSI-F PIDE LAS MISMAS REGLAS DEL JUEGO QUE CC.OO. Y UGT.

Por otro lado, CSI-F ha hecho una llamada a los partidos políticos para que en el debate abierto sobre la regeneración democrática también se introduzca el modelo sindical.

Según señalan desde el sindicato, trabajadores del sector privado acuden cada vez más a CSI-F como alternativa a los sindicatos mayoritarios, lo que ha engordado su cartera de delegados en 2.000 personas.
Sin embargo, CSI-F se sigue encontrando con "asimetrías" que les posicionan en inferioridad de condiciones a la hora de lograr una representación del 10% de los trabajadores para poder, por ejemplo, convocar elecciones sindicales o designar árbitros en conflictos laborales.

Así, el sindicato se queja de que en el sector privado, a diferencia de en el público, los delegados sindicales no dejan de computarse cuando desaparece una empresa. De esta forma, según datos que maneja CSI-F, sólo se han reducido en 21.000 los delegados sindicales en las empresas durante una crisis que se ha cobrado más de tres millones de empleos.
Además, el sindicato denuncia que con la actual legislación son necesarios menos trabajadores para contar con uno de estos delegados en el sector privado que en la Administración.
Así pues, fuentes de CSI-F aseguran que aunque se uniera a los siguientes sindicatos con más representación, tras CC.OO. y UGT, no sumarían ese 10% por culpa de estas asimetrías.
Por último, el sindicato lamenta que los últimos recortes en las aportaciones del Estado al Muface están haciendo que se reduzcan los servicios prestados por las aseguradoras, según una encuesta realizada entre mutualistas.

Fuente: Europa Press

Ver Galería