(Ceuta) ► La Junta de Personal sube la presión y clama “unánime” el cese de todo el equipo directivo de Ingesa
26 de Marzo de 2014
Si el lunes era Comisiones Obreras quien solicitaba a la Delegación del Gobierno y a la Dirección General del Ingesa el cese de los dos máximos responsables de la gestión de la sanidad pública en Ceuta, el director territorial, Fernando Pérez Padilla, y el gerente del Área Sanitaria, Manuel Cabeza, este martes la presidenta de la Junta de Personal del Ingesa, el órgano que representa legítimamente los intereses de la plantilla, Elisabeth Muñoz (SATSE) ha anunciado que de forma unánime los representantes de los trabajadores harán extensiva esa petición a la totalidad del equipo directivo del Ingesa.
“La Junta de Personal aprobó por unanimidad el solicitar en esta concentración el cese de todo el equipo directivo al completo. Después de esta reunión elaboraremos el escrito tal y como se aprobó en la última reunión extraordinaria que tuvimos en la Junta de Personal para solicitar el cese de todo el personal directivo que está minando la sanidad en Ceuta”, ha explicado este martes Muñoz a los micrófonos de los medios de comunicación.

En principio el escrito lo registrarán este miércoles y en el mismo desarrollarán los motivos por los que piden el cese del equipo directivo del Ingesa en Ceuta al completo. El martes ya lo pidieron a gritos frente a la Dirección Territorial en el acto de protesta que habían convocado un acto que repetirán el próximo martes y que será continuación del que ya desarrollaron la pasada semana en la plaza de entrada al Hospital Universitario.
El de este martes ha conseguido congregar a unas 80 personas entre los representantes sindicales de la plantilla, personal sanitario y no sanitario y usuarios de los servicios de salud que se han sumado por iniciativa espontánea a la protesta, usuarios en su mayoría del Centro de Salud de Otero que se han encontrado la protesta en algunos casos y la han secundado y otros algo más concienciados, en otros. Tampoco ha faltado el aliento de la primera fuerza política de la oposición en la Asamblea de Ceuta. Hasta Otero se han desplazado dos de los diputados de Caballas, Mohamed Alí y Juan Luis Aróstegui, este último ya estuvo el pasado martes. Ambos le dieron el relevo a Carracao que acudió el martes pasado, pero no este.
La concentración habrá logrado juntar a unas 80 personas, 70, según los cálculos policiales. Y la protesta se ha desarrollado en medio de un voluminoso despliegue policial. 20 agentes entre locales, nacionales y los que iban de paisano han vigilado que la protesta no se saliera de la puerta de entrada y de acceso al centro de salud y les han impedido cortar el tráfico en la avenida de Otero como sí habían hecho en ocasiones anteriores al cruzar los convocantes con la pancarta por el paso de peatones que hay frente al centro de salud. Prohibición expresa de llevar a cabo tal paseíllo salida directamente de la Delegación del Gobierno y que la Policía Nacional comunicó en persona a Elisabeth Muñoz y al comisionista Ángel Lara antes de comenzar el acto.
“Le hemos dicho que no es nuestra intención buscar la confrontación sino exponer un tema que nos preocupa a todos, como veis personal sanitario y personal no sanitario y población que se ha sumado para apoyar esta causa que venimos defendiendo desde hace meses. Entonces nos quedamos obviamente cumpliendo las órdenes por parte de la Delegación del Gobierno y no invadimos la carretera y vamos a mantener una concentración estática como así nos ha solicitado la Policía Nacional”, ha explicado la propia Muñoz.
Algunos agentes han reconocido que el despliegue se justificaba con una previsión de una mayor capacidad de convocatoria de los convocantes al tiempo que restaron importancia al mismo y aseguraron que era el habitual en estos casos.
Cierto o no, libretas o transmisor en mano, se apuntó e informó del lema que obraba en la pancarta y de los convocantes señalados en la misma –todos los sindicatos con representación en el Ingesa: SATSE, CCOO, UGT, USAE, Sindicato Médico y CSI-F-. Ese lema insistía en un rotundo “no a los despidos”. Mientras que como el pasado martes, otras pancartas apuntaban al incumplimiento del pacto de recolocación.
“Seguimos sin haber mantenido ningún tipo de contacto ni con Delegación, ni con el presidente de la Ciudad ni con consejero alguno; y seguimos viendo que no hay respuesta clara más que la de tacharnos de mentirosos cuando realmente lo que estamos ofreciendo es la realidad a la que nos enfrentamos día a día. Y la realidad es la de unos despidos a los que pueden llamar hache o como quieran, pero si me llaman después de 18 años trabajando con el Ingesa y me dicen que mañana no vuelvo a trabajar, yo a eso le llamo despido ellos le pueden llamar como quieran llamarle”, ha zanjado Muñoz.
Ver Galería