(Ceuta) ► La denuncia del CSI-F desvela otras situaciones anómalas
30 de Enero de 2014

Lo denunciado por la central sindical podría hacerse extensivo a otros trabajadores a los que se les ha otorgado otras condiciones también prohibidas

La denuncia realizada por el presidente de la Administración Local del sindicato CSI-F, Antonio Noguera, y recogida por este periódico en su edición del pasado lunes puede tener más consecuencias de lo que en principio se preveía, ya que si bien en el escrito presentado se denunciaba una presunta concesión unilateral de cinco categorías superiores por decreto a personal adscritos a la Biblioteca Municipal, todo apunta a que serían otros apartados lo que también quedarían sin efecto a raíz del documento, según ha podido conocer este periódico.

Según el escrito remitido por Noguera al director de Recursos Humanos de la Ciudad de Ceuta, Manuel de la Torre, uno de los argumento utilizados es el relativo a lo establecido en la disposición adicional II de la Base de Ejecución del Presupuesto para el 2014, en el 2013 también se contemplaba, que proclama que “como medida extraordinaria y excepcional, durante el ejercicio presupuestario de 2014 no se podrán incluir en nómina, hasta que no sean aprobados por el Consejo de Gobierno, los siguientes gastos: horas extraordinarias, jornadas partidas y especiales, atrasos y superiores categorías”.

Es por ello, que desde CSI-F se solicitaba un informe por escrito de la confirmación por Decreto de dichas categorías superiores y en su caso, copia del expediente completo de todas y cada una de ellas.

Pero es evidente que no sólo es lo denunciado por el sindicato de CSI-F lo único que no se ajustaría a derecho, ya que según ha podido conocer fuente sindicales, también existe la prohibición del abono de los importes correspondientes a las jornadas partidas y especiales.

En este sentido, la información a la que ha tenido acceso este diario desvela que son varios los trabajadores de la Biblioteca y de otras dependencias municipales, algo que en la denuncia realizada por el sindicato CSI-F no se alude, pero que por la mismas razones esgrimidas quedaría en una situación de ilegalidad, ya que la claúsula aludida así lo prevé.

Ahondando más en el asunto y siempre según las noticias obtenidas por este diario, todo parece que arranca a raíz de la entrega a la Ciudad y posterior puesta en marcha de la nuevo Biblioteca, lo que provocó la necesidad inmediata para su apertura de un mayor número de efectivos.

Como no se posible ningún tipo de contratación por Ley, el Gobierno ceutí habría decidido aplicarles a algunos trabajadores la superior categoría, como es el caso de lo denunciado por el CSI-F y además, el otorgamiento a otros muchos la jornadas partidas y especiales, a tenor, sobre todo de la disposición horaria que se necesita y, como ya se cita, ante el aumento de espacio de las instalaciones recibidas por la Ciudad, según aseguraron las fuentes consultadas.

Del mismo modo, desde el CSI-F también se ha solicitado una copia del acta del Consejo de Gobierno donde se motivó y autorizó dichas superiores categorías en cumplimiento de los artículos y disposiciones adicionales nombradas en los fundamentos en las Bases de Ejecución del presupuesto 2014, y finalmente, de haberse producido estos decretos, que se retracte de manera inmediata y depure responsabilidades sancionadoras, disciplinarias y políticas ya que, al no guardar los requisitos necesarios de convocatoria de mesa negociadora, aprobación del Consejo de Gobierno, y demás normativa, estaría incurriéndose no sólo en una situación nula de pleno derecho si no, en una ilegalidad manifiesta contraria al ordenamiento jurídico con posibles responsabilidades penales.

Ante esta afirmación, podría ser entendible que la situación de los trabajadores con jornadas partidas y especiales estarían en las mismas circunstancias que los casos denunciados

CSI-F se basa en varios fundamentos jurídicos para denunciar este presunto proceso ilegal. Así pues, el primer punto que destaca es la base 24 del vigente Presupuesto General de la Ciudad Autónoma de Ceuta, en el que se impone la obligación de que “todos los actos y acuerdos que supongan incremento del Capítulo I, sea como consecuencia de aumento de retribuciones o de contratación de nuevos empleados, en la administración de la Ciudad y sus organismos autónomos y sociedades mercantiles, habrán de contar con la autorización previa del Consejo de Gobierno”.

En este sentido, las fuentes consultadas explicaron que no se ha producido incremento en el Capítulo Uno del Presupuesto, ya que al parecer las cantidades pertenecen a una dotación presupuestaria reflejado en las Cuentas.

Ver Galería