(Ceuta) ► CSI-F reclama un acuerdo político básico para definir el modelo de Administración
20 de Junio de 2013

“Es hora de pasar página a los recortes y establecer un nuevo marco jurídico que devuelva la dignidad a los empleados públicos y garantice el Estado de Bienestar”

El presidente de CSI-F en Ceuta, Ricardo Martínez, tras la clausura de la ‘Jornada de Debate sobre las Administraciones Públicas. El futuro del Estado’, ha manifestadod que “es hora de pasar página a los recortes y establecer un nuevo marco jurídico que devuelva la dignidad a los empleados públicos y garantice el Estado de Bienestar”. A este respecto, CSI-F ha reclamado un acuerdo político básico con el fin de definir el modelo de Administración.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), ha reclamado a las diferentes fuerzas políticas y agentes sociales valentía y altura de miras para alcanzar un acuerdo básico que permita definir un modelo de Administración estable y eficaz, frente a los errores y los excesos cometidos en la gestión pública.

A este respecto, el presidente de CSI-F en Ceuta, Ricardo Martínez, se suma a las declaraciones realizadas por el presidente de CSI-F a nivel nacional, Miguel Borra, y manifestaba que espera que el Gobierno, en colaboración con comunidades, ayuntamientos y agentes sociales, aproveche la reforma para acometer una verdadera modernización de las administraciones.

“Esta reforma debe impulsar su eficacia y eficiencia, la transparencia y el rigor del dinero público y dignificar el papel y las condiciones de sus trabajadores”, manifestaba Martínez.

Para el presidente de CSI-F en Ceuta, “ha llegado la hora de pasar página a los recortes y establecer un nuevo marco jurídico, que devuelva la dignidad a los empleados públicos y garantice el funcionamiento del Estado del Bienestar. Los empleados públicos han sido responsabilizados injustamente por los excesos que han cometido los gestores políticos, sufriendo en sus carnes los recortes que todo el mundo conoce, al igual que el resto de los ciudadanos”.

En este sentido, una vez que se de a conocer el informe sobre la reforma de las Administraciones Públicas, CSI-F ha reclamado la apertura de la negociación con los representantes de los trabajadores en todos los ámbitos del Estado en ocho ejes fundamentales.

Entre estos ejes, Martínez destacó definir la estructura básica de cada administración con un plan de recursos humanos que detecte las necesidades fundamentales y evite la amortización de plazas y las privatizaciones de puestos que hasta hace muy poco eran estructurales y siguen siendo necesarios; Ofrecer garantías en la estabilidad en el empleo, mientras resaltaba que los empleados públicos ya han cubierto el cupo en la destrucción de empleo; Establecer un catálogo de servicios públicos que única y exclusivamente deben ser prestados por empleados públicos y que por tanto, no se pueden privatizar; Blindar la profesionalización de los empleados públicos conforme a la Constitución, como garantes de la necesaria neutralidad e independencia de las estructuras administrativas y del Estado del Bienestar; Evaluar el desempeño y promover la carrera profesional, como establece el Estatuto Básico, aún pendiente de desarrollo; Eliminar duplicidades y evitar gastos innecesarios; Crear un registro de personal eventual y de asesores (con un porcentaje máximo) y promover que estos puestos sean ejercidos por empleados públicos para garantizar la neutralidad y la eficiencia de las instituciones; y finalmente establecer una hoja de ruta para compensar a los empleados públicos por los sacrificios impuestos (bajadas de sueldos, modificación unilateral de jornadas, despidos). El primer paso sería devolver la paga extra en línea con los diferentes pronunciamientos judiciales de las últimas semanas.

El presidente de CSI-F en Ceuta, Ricardo Martínez, destacaba que los empleados públicos son esenciales en la vertebración y el funcionamiento del Estado, con las diferentes funciones que tienen encomendadas a todos los niveles, y que asumen con responsabilidad, profesionalidad, independencia e imparcialidad.

Para Martínez, “la función de los empleados públicos es esencial a la hora de garantizar la calidad y el bienestar de nuestros ciudadanos a través de los servicios públicos, que desde comienzos de la democracia siempre han sido inherentes y seña de identidad de nuestro Estado Social”.

Finalmente, CSI-F apuesta por unas “administraciones públicas modernas, eficientes y profesionales que ejerzan de motor para la recuperación económica y la creación de empleo de calidad”.

José Manuel Rincón
elpueblodeceuta.es

Ver Galería