(Ceuta) ► El PSOE y Caballas denuncian, tras el cese en Primaria, la “caótica situación del Ingesa”
16 de Enero de 2013

La institución sanitaria alega “motivos personales ajenos al desempeño del cargo”, pero sindicatos del área piensan que tras la dimisión están las mismas discrepancias con la Gerencia

El Ingesa alega “motivos personales ajenos al desempeño del cargo” a la dimisión presentada el lunes, tal como adelantó EL PUEBLO, por el director médico de Atención Primaria, Francisco Javier Ávila, apenas un mes después de asumir su cargo. Los sindicatos del área, sin embargo, piensan que tras la dimisión están las mismas discrepancias con la Gerencia. Por su parte, PSOE y Caballas denuncian “la caótica situación del Ingesa”.

El Ingesa (Instituto Nacional de Gestión Sanitaria) aseguró ayer, a través de un comunicado, que la dimisión el lunes del director médico de Atención Primaria, Francisco Javier Ávila Miguel, adelantada por EL PUEBLO en su edición de ayer, se debe a “motivos personales”, que pertenecen “al ámbito privado” y que están “ajenos al desempeño de su cargo en la institución sanitaria”. En el comunicado añaden también que debería ser el director médico el que diera las explicaciones pertinentes. “De esta forma, si así lo decide, debería ser el propio Ávila el que explicase su decisión”, matiza el Ingesa.

Además, la institución justifica el no haber informado de esta dimisión por los cauces oficiales alegando que la misma se produjo “estando Ávila de vacaciones”. “Se puso en contacto con el director territorial de Ingesa [Fernando Pérez-Padilla] para comunicarle su decisión”, apunta el Ingesa. Sin embargo, los sindicatos ponen en tela de juicio que sean “motivos personales” los que han llevado a Ávila a presentar su dimisión apenas un mes después de tomar posesión de su cargo, y piensan que tras esta decisión pueden estar las mismas discrepancias con la Gerencia que tuvo su predecesor en el cargo, Juan Carlos Mata, y la directora de Enfermería de Atención Primaria, Milagros Corrales, cuando ambos presentaron también sus respectivas dimisiones.

Reacciones políticas

Tanto el PSOE como Caballas se han manifestado al respecto a través de notas de prensa. “En menos de un año de gestión, el director territorial ya ha tenido dos directores médicos y una directora de Enfermería dimitidas y es gravísimo lo que está pasando en Atención Primaria”, apuntan los socialistas. “La situación es caótica, y el desmantelamiento encubierto que se está produciendo en Atención Primaria está afectando a sus trabajadores y al buen funcionamiento de este nivel tan importante del sistema sanitario publico”, añade el PSOE.

“El PP en Ceuta está gestionando la sanidad pública a golpe de improvisación y en vez de ocupar sus esfuerzos en mejorar la calidad de la asistencia sanitaria que recibe la ciudadanía sólo está en los desmentidos y en el ‘rifi rafe’, que ya dura casi un año”, agrega.

Asimismo, el PSOE exige una “explicación”, puesto que considera que las declaraciones vertidas por los anteriores directivos dimitidos han sido “muy graves”. “Exigimos una explicación sobre qué está ocurriendo para que profesionales de muy buena reputación no puedan desarrollar un programa de gestión que permita mejorar los servicios sanitarios”, apuntan los socialistas.

Por su parte, Caballas pide la dimisión del director territorial y del gerente, Manuel Cabeza, alegando que su gestión está llevando a la sanidad ceutí a “un caos que está perjudicando, notablemente, la calidad del servicio”.

“Los recortes de plantillas (se están amortizando plazas a un ritmo acelerado), la desorganización de los servicios y la falta de entendimiento con los trabajadores del sector, están reduciendo prestaciones y precarizando servicios”, apunta Caballas.

“Las consecuencias las están sufriendo directamente los ciudadanos; son múltiples los casos que han salido a los medios que evidencian una gestión de los recursos humanos nefastos y la ausencia nula de rigor en la gestión, que están provocando la prestación de un servicio deficitario y que provoca indefensión y malestar en la ciudadanía”, agrega.

Caballas considera que la Sanidad está siendo “vapuleada” por el Gobierno del PP, que la ha “relegado” a un “producto mercantil más que un servicio público con el agravio en la merma de la calidad”. “No se puede consentir que se juegue con el trabajo de cientos de profesionales, y por ende, con la salud de todos los ceutíes”, concluye Caballas, quienes consideran que esta política es “insostenible” y exigen un “cambio de rumbo inmediato que debe venir, obligatoriamente, de la mano del cese de sus actuales responsables, quienes se han mostrado incapaces para gestionar y proteger con garantías una de los pilares esenciales del Estado de Bienestar, ya prácticamente difuminado con el Partido Popular”.

Ver Galería