(Ceuta) ► Los sindicatos rechazan que una Mutua asuma las bajas por contingencias comunes en la Ciudad
25 de Noviembre de 2012

- UGT, CCOO y CSI.F coinciden en que "la Mutua no pretende curar, sino colaborar con en el aumento de la productividad y mejorar la cuenta de resultados"

- Los sindicatos rechazan de forma tajante la propuesta de la Consejería que lidera Guillermo Martínez para dejar en manos de CESMA la gestión de todas las incapacidades temporales en la Administración local

Los tres sindicatos con representación en la Junta de Personal de la Ciudad Autónoma han dado un sonoro portazo a la propuesta de la Consejería de Economía, Hacienda y Recursos Humanos para dejar en manos de una Mutua, CESMA, la gestión de las incapacidades temporales (IT) por contingencias comunes en la Administración local. Ni la de Ceuta ni ninguna. A juicio de UGT, CCOO y CSI.F, "la Mutua no pretende curar, sino colaborar con la empresa en el aumento de la productividad y mejorar la cuenta de resultados".

Después de que la Consejería que lidera Guillermo Martínez sentase alrededor de la misma mesa a los representantes de los trabajadores y a los de la Mutua, los primeros han consensuado reclamar del Ejecutivo local que "desista" en su intención de "realizar convenio de colaboración con cualquier Mutua de la gestión de las IT por contingencias comunes".

Su negativa viene fundamentada en la negativa experiencia que ha dado hasta ahora la gestión que hace CESMA de las bajas por contingencias profesionales, pero también por otros motivos de fondo: "Con la colaboración de las Mutuas en la gestión de la incapacidades temporales por contingencias comunes se profundiza en la 'privatización' de la IT y se contribuye a aumentar la insolidaridad financiera dentro de la Seguridad Social", opinan las centrales, que además consideran que "con la gestión de las Mutuas se pone en peligro los derechos a la intimidad y a la confidencialidad de los datos sanitarios".

"La gestión de la IT por parte de las Mutuas va a comportar una progresiva entrada de éstas en la gestión sanitaria, rompiendo el acceso equitativo a la misma y socavando los principios sobre los que se asienta el Sistema Sanitario Público", advierten.

Al servicio de "intereses económicos muy concretos"

A juicio de UGT, CCOO y CSI.F, está claro que la gestión de la IT por parte de las Mutuas "no aporta beneficio alguno al trabajador" y supone "un mayor control por parte de las Mutuas, e indirectamente por parte del empresario, en forma de controles y pruebas la mayoría de las veces innecesarias".

"El derecho prioritario que tiene un paciente es que se le garantice su salud", pretenden zanjar la cuestión en su réplica a la propuesta del departamento que lidera Mártinez, ya que para los sindicatos es evidente que "la Mutua designa un médico, que no se ha podido escoger (a diferencia de la Seguridad Social) y del cual no hay forma de conocer si tiene la formación específica para la enfermedad a tratar, ni nos puede merecer confianza su dictamen, ya que está al servicio de unos intereses económicos muy concretos".

Para los representantes de los trabajadores, esa presunta necesidad de "abordar el supuesto fraude relacionado con la gestión de las bajas laborales, que parece ser atribuible a los trabajadores compinchados con sus médicos de cabecera de la Seguridad Social", que abandera la Ciudad parte de un supuesto viciado.

"El Ministerio de Trabajo, aunque acepta las cifras de fraude, no ha abierto ningún expediente a trabajadores por el mismo", recuerdan en un informe a cuyo contenido ha tenido acceso Ceutaldia.com y en el que se subraya que "en el problema intervienen determinantes ajenos a pacientes y profesionales sanitarios (malas condiciones de trabajo, crisis económica, mala organización del sistema, etc.), que es necesario abordar para mejorar la gestión de los fondos destinados a estas contingencias".

La Consejería de Hacienda y Recursos Humanos de la Ciudad elevó en abril al Consejo de Gobierno un informe que acreditó un descenso "significativo" de las incapacidades temporales que apartan de sus puestos de trabajo al personal de la Administración local. Según sus datos, durante el primer trimestre de este año se registraron 222 bajas médicas en la Ciudad Autónoma con una duración media de 18,04 días cada una.

Las cifras fueron especialmente llamativas en comparación con las del ejercicio 2009, año en el que se registraron 2.376 incapacidades con una duración media cada una de 43,78 días.


Por CAD
Pooo

Ver Galería