(Ceuta) ► Los sindicatos consideran que la nueva reforma educativa es retroceder a los años sesenta
22 de Septiembre de 2012

La ‘LOMCE’, cuyo anteproyecto fue aprobado ayer por el Consejo de Ministros, pondrá fin a la selectividad e implantará evaluaciones finales al concluir cada etapa

Los sindicatos creen que la nueva reforma educativa, cuyo anteproyecto de ley fue aprobado ayer en el Consejo de Ministros, es un claro retroceso a la educación de los años 60, mientras que el Gobierno sostiene que “estas medidas permitirán acabar con el insostenible fracaso escolar que han dejado las medidas parte del anterior Gobierno socialista”.

El Gobierno aprobó ayer el anteproyecto de ley de la reforma educativa, que pone fin a la selectividad, implanta evaluaciones finales nacionales al final de cada etapa y abre la puerta a las administraciones para concertar la financiación pública de colegios de enseñanza separada por sexos, algo que el sector de educación de los sindicatos ha catalogado como un importante retroceso en el modelo educativo, además de insistir en que las leyes deben salir con una voluntad de permanencia y no cada vez que se produce un cambio de gobierno, tal y como así ha venido sucediendo, destacando que en los pocos más de treinta años de democracia se han producido un total de siete reformas educativas.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, presentó ayer al Consejo de Ministros una propuesta articulada de la futura Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), que modificará parcialmente la Ley Orgánica de Educación (LOE), de 2006, y supone reforzar Lengua y Matemáticas y suprimir Educación para la Ciudadanía. Las sucesivas reformas que se han aprobado durante las últimas décadas han motivado que algunas de las leyes hayan tenido que convivir parcialmente, aunque la última, la Ley Orgánica de Educación (LOE) sí conllevó la derogación de tres importantes leyes anteriores: la LOCE, la LOGSE y la LOPEG, pero no de la LODE (Ley Orgánica del Derecho de la Educación, del año 1985), todavía vigente parcialmente.

Los sindicatos aseguran que “la Educación debe de estar por encima de la ideología del partido que gobierne” y emplazan al Gobierno a “sentarse con los integrantes de la comunidad educativa para conocer la realidad educativa y plantear una ley acorde con las necesidades del sector”.

Los representantes sindicales del sector de Educación creen que, sin menospreciar aspectos positivos que pueda tener la nueva LOMCE, existen puntos que están encaminados a perder en calidad de enseñanza y en contra de los niños más desfavorecidos.

Uno de los aspectos más criticados por los sindicatos es el de la evaluación externa, asegurando que sí abogan por una evaluación permanente y continua del sistema, y no poner unos hitos como marca la nueva ley que a final de cada curso “le ponga un muro al alumno, si lo saltas bien y si no ahí te quedas. Eso acaba con el apoyo educativo que se exige para el alumnado”. concluyen.

elpueblodeceuta.es
Ver Galería