(Ceuta) ► La Ciudad se propone acabar con el horario de verano de los funcionarios locales desde el martes
20 de Julio de 2012

- La ampliación de la jornada semanal a 37,5 horas exigirá que los trabajadores del Ayuntamiento entren a las 7.45 y salgan a las 15.15 horas, también entre junio y septiembre

- FSP-UGT rechaza las propuestas del Ejecutivo de Vivas, que ofrece a los empleados con jornada especial trabajar hasta 10 horas extraordinarias al mes gratis o perder entre 150 y 200 euros


El Gobierno de Ceuta ha adelantado este viernes a las centrales sindicales en el ámbito de la Mesa General de Negociación que el lunes remitirá un escrito a todos los trabajadores del Ayuntamiento para informarles de que, a partir del martes, todos deberán incorporarse a sus puestos de trabajo a las 7.45 horas y salir a las 15.15 horas, con lo que no sólo ampliarán su jornada semanal rutinaria a 37,5 horas, sino que además perderán el 'horario de verano' que les permitía estar en sus puestos una hora menos cada día desde junio hasta septiembre.

El secretario general de FSP-UGT en Ceuta, Juan Carlos Pérez, ha asegurado que pondrá el asunto de inmediato en manos de sus Servicios Jurídicos para llevar las intenciones del Ejecutivo de Vivas al Juzgado, ya que el 'horario de verano' está recogido en el Convenio Colectivo de la Ciudad.

Literalmente, éste establece que "durante la época de verano, que abarca los meses de junio, julio, agosto y septiembre, se reducirá la jornada en una hora diaria, que se hará efectiva, con carácter general, a la salida" y que "los servicios y centros que realicen prestaciones de obligado cumplimiento o interés general que no permitan la reducción en el horario de la prestación del servicio, disfrutarán de la reducción en la forma que se determine por el responsable del servicio con autorización previa por el órgano competente en materia de personal, de manera que el servicio quede cubierto en todo momento".

Además, el Convenio recoge que "durante las Fiestas Patronales la reducción de la jornada será de tres horas diarias, haciéndose efectiva dos horas a la entrada y una a la salida con carácter general".

El hecho de que los empleados públicos locales trabajasen 30 horas durante el estío fue uno de los puntos que la CECE criticó abiertamente en su dura reprimenda al Ejecutivo local por subir el IPSI de la semana pasada.

Gobierno y sindicatos tampoco han llegado a un acuerdo sobre cómo ampliar la jornada semanal a 37,5 horas de forma genérica. El asunto está más o menos cerrado con quienes trabajaban hasta ahora 35 (entrarán quince minutos antes y saldrán un cuarto de hora después) y con quienes ya lo hacían 37,5 horas, que pasarán a trabajar 40 para mantener todas sus condiciones retributivas.

La confrontación está en el colectivo de aproximadamente 400 trabajadores de la Policía Local, Bomberos, Bibliotecas y Museos que, con jornada especial, ya trabajaban 40 horas. La Consejería de Recursos Humanos plantea dos salidas para adaptarse al nuevo marco establecido por Rajoy: disponer de una bolsa de horas extraordinarias sin remuneración de hasta 10 al mes o descontar la parte proporcional de sus salarios, "entre 150 y 200 euros, según el caso de cada uno", a juicio de Pérez.

FSP-UGT tiene previsto, antes de volver a verse junto a CCOO y CSI.F con Martínez, "a finales de la próxima semana", consultar a los afectados para tomar una posición definitiva, ya que "hay grupos que prefieren perder esa parte de sus sueldos y otros que no están dispuestos a ello pero tampoco ven con agrado trabajar gratis horas extraordinarias".

Los ugetistas entienden que, igual que cuando la jornada general se bajó a 35 horas los que hacen especiales no se vieron afectados, ahora tampoco deberían verse perjudicados con la ampliación a 37,5 horas.

Ver Galería