(Ceuta) ► «No se ha invertido todo lo debido en Atención Primaria, se ha tendido a cubrir la Especializada»
18 de Junio de 2012

Juan Carlos Mata, director médico de Atención Primaria, retoma su cargo después de presentar junto a su homóloga en Enfermería, Milagro Corrales, su dimisión y lo hace con ganas de trabajar por el bien del usuario

Prefiere no hablar de su dimisión y vuelta para seguir “remando” junto al resto del equipo directivo del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa). Juan Carlos Mata es el director médico de Atención Primaria, después de haber sido médico del centro de salud del Tarajal desde 1992 y coordinador de equipo entre los años 2003 y 2005. Considera que se ha perdido la ilusión de los comienzos y que del grado de motivación de los trabajadores sanitarios dependerá que se cumplan o no los objetivos. Está satisfecho de que en Ceuta “no se hayan producido recortes”, aunque tampoco sobra el dinero para proyectos como el cuarto centro de salud que, de momento, es inviable.

Pregunta.- Es la segunda vez que asume un cargo directivo en el Ingesa, ¿qué aprendió en su primera etapa que le pueda servir ahora? ¿Qué ha hecho hasta llegar aquí?

Respuesta.- Yo terminé la carrera de Medicina en 1983 y por circunstancias personales me vine a Ceuta. Nunca me faltó el trabajo y en 1985 comencé en el antiguo Insalud, ahora Ingesa. He pasado por multitud de contrataciones y en 1996 conseguí la plaza en propiedad en el último concurso oposición que hubo para conseguir plaza de médico de familia. Desde 1992 he estado en el centro de salud del Tarajal y siendo de director médico de Atención Primaria el doctor Emilio Ambrona, estuve de coordinador de equipo, de 2003 a 2005. Mi paso por esa actividad fue muy gratificante y aprendí muchas cosas que ahora me están siendo de gran ayuda. Adquirí conocimientos de gestión y de presión asistencial, sobre demoras y acerca de adaptar presupuestos.

P.- ¿Qué cualidades debe tener un buen gestor?

R.- Yo creo que debe tener dos ideas claras: por un lado, partir de una realidad y conocer cómo está la situación real, adaptarse al presupuesto establecido y valorar la eficiencia de las medidas que adoptes, y por el otro, motivar al personal, que es la empresa. Las iniciativas deben ser consensuadas con ellos. Los objetivos que se consigan dependerán mucho de ese grado de motivación y explicación.

P.- ¿Y cómo está ahora ese ánimo del personal?

R.- Yo no considero que el personal esté desmotivado, sino cansado de las rutinas. La Atención Primaria no se ha desarrollado todo lo que debería, cuando en 1990/91 empezó, hubo mucha ilusión porque se pensó que se harían cosas muy diferentes a las que hasta ese momento se hacían. Antes de trabajar en Atención Primaria a siete horas, se trabajaba a cupo, con consultas de dos horas y media. Estabas localizado de 9 a 17 horas para cualquier asistencia domiciliaria de esos pacientes de tu cupo. Es lo que se llamaba las cartillas. De eso se pasó a las siete horas y la Atención Primaria no sólo se enfocaba a la curación, sino también a la promoción, prevención y rehabilitación. Eso conllevó que se acogiese con mucha ilusión. La Atención Primaria es la puerta de la sanidad y ya no sólo se curaba sino que se hacían otro tipo de controles y se intentaba modificar sus hábitos de vida, se potenciaba la adherencia al tratamiento, y se daba, en conclusión, un abanico más amplio de actuaciones al médico. El problema es que con el transcurrir de los años, la realidad ha sido otra. No se ha invertido todo lo debido en Atención Primaria, se ha tendido a la cobertura de la Especializada, la importancia del hospital, y eso ha desmotivado a los profesionales y ha conllevado a cierto grado de parón. Ahora hay que impulsarlo, porque el que menos tiene una presión asistencial de 35 o 40 personas al día y el médico no se puede limitar a tratar el caso puntual del paciente.

P.- En esa línea, ¿considera positivo aunar Atención Primaria con Especializada?

R.- No se trata de que estén separadas, sino de que la Atención Primaria es la primera puerta de entrada del usuario al sistema sanitario, la que debe resolver el 90% de las consultas que el paciente presenta. Eso no quita para que esté muy unida a la Especializada, pero cada una tiene su cometido.

P.- ¿Cuál es el punto de partida de la sanidad ceutí?

R.- Tiene profesionales muy formados y ese es uno de los puntos fuertes de la Atención Primaria. Además está bien reconocida, como lo demuestran estudios de satisfacción y las estadísticas de cambios de médico. Hace años era impensable que el paciente diabético o de otras patologías de Especializada iba a ser tratado en Atención Primaria. Lo mismo con la hipertensión, el colesterol, etcétera.

P.- ¿Los trabajadores tienen temor en determinadas ocasiones a la reacción del paciente?

R.- El grado de permisividad de la gente, por situaciones externas como el aumento del paro, es menor y eso hace que la gente valore más sus derechos, pero menos sus deberes. El médico está puesto en primera línea de batalla y cualquier negación provoca que personas no controlen su postura y se generen situaciones conflictivas, pero tampoco tiene gran incidencia.

P.- ¿Se cubrió la demanda de los trabajadores del Tarajal que pedían ser acompañados en los desplazamientos a domicilio?

R.- No se ha podido cumplir porque son circunstancias o condiciones que nosotros como institución no podemos asumir. Tenemos el apoyo de la asociación de vecinos del Príncipe para acompañar a los profesionales a los domicilios y es la idea que le transmitimos, que vayan acompañados. De todos modos, las ganas de mantener vivo ese centro de salud son muchas.

P.- ¿Se contempla la creación de un cuarto centro de salud?

R.- De momento, no.

P.- ¿Y de nuevas de contrataciones de personal?

R.- Se piensan cubrir las vacantes, pero es un momento malo presupuestariamente. No tenemos recortes en Atención Primaria pero sí adaptarnos a las medidas de eficiencia y cualquier contratación tiene que adaptarse a eso.

P.- ¿Qué porcentaje se va a cubrir en las sustituciones de verano?

R.- No puedo hablar de porcentajes, pero ya está pactado con los coordinadores médicos que son los que nos solicitan la cobertura de sustitucines de los médicos y los enfermeros, y habrá contrataciones en cada centro de salud y parte de esas necesidades se harán a través de atención continuada, es decir, los mismos médicos se cubren entre ellos.

P.- ¿Cómo está en estos momentos la situación de Pediatría?

R.- Los pediatras de la zona dos se quejaban de que veían a tres pacientes en diez minutos, tuve una reunión con ellos y se ha modificado, se ha consensuado un modelo agenda beneficioso para ambos, donde se mantienen las citaciones a demanda por encima de la presión que ellos soportan habitualmente.

P.- ¿Qué opina de las declaraciones que hizo la senadora Luz Elena Sanín y cómo piensa que se debería abordar la situación de la población transfronteriza?

R.- Se escapa de mi competencia la solución, pero personalmente creo que el sanitario debe prestar asistencia a todo lo que llega. Poner medidas que puedan provocar cierres serían difíciles de llevar a cabo. Sí pienso, sin embargo, que si el estado marroquí sabe que hay personas que reciben asistencia aquí, debería de revertir algo de ese importe económico que supone.

P.- ¿Qué opina de la situación que denuncian los españoles residentes en Marruecos, que cotizan para el Estado español pero se les niega la asistencia sanitaria en Ceuta, a no ser que sea por Urgencias?

R.- Se ha intentado tocar, pero hay un problema que repercute sobre nuestra población. Hay gente que vive en Marruecos y han cotizado en España y vienen a Ceuta a recibir asistencia de manera periódica, pero no están cotizando en Ceuta. Esas personas tenían que recibir la asistencia en Marruecos, porque hay un convenio hispano-marroquí que lo regula; después España lo retribuye.

P.- ¿No es viable entonces que en lugar de ese convenio recibieran la asistencia en Ceuta?

R.- Lo que dice la ley es que para recibir asistencia sanitaria se debe residir en donde se va a recibir. Si está en un país vecino, ya no reside aquí, por lo que asumir Ceuta ese grupo de usuarios que son de otras autonomías, no se le puede dar una atención continuada, está fuera de nuestro límite de actuación.

P.- El gobierno no descarta nuevos recortes, ¿Cree que Ceuta es susceptible de más ajustes?

R.- Este año no ha habido recortes sanitarios para Ceuta pensando que está ajustado a lo que se puede conseguir, valorando la eficacia y la eficiencia, pero no sabemos cuándo vamos a salir de esta crisis.

P.- ¿Piensa que el usuario tiene suficiente educación sanitaria y control en el consumo de medicamentos?

R.- No, no la tiene, y eso hace que la educación sanitaria sea uno de mis pilares básicos. Enfocarla a que el personal sanitario, sobre todo el de Enfermería, se vuelque en la divulgación. Lo básico debe conocerlo el paciente, modificar sus hábitos nocivos, mejorar su alimentación. El pilar educativo es fundamental en la promoción y divulgación y queremos aprovechar para ello a nuestro personal, que está muy buen formado. Nuestro principales proyectos están enfocados a la charlas, en noviembre haremos un día de la diabetes, y a seguir trabajando por el bien del usuario, que es a quien nos debemos.

Ver Galería