(Ceuta) ► “La redacción de la reforma laboral mantiene los despidos de los empleados públicos”
16 de Junio de 2012

El presidente de CSI-F en Ceuta, Ricardo Martínez, envió ayer una nota de prensa a los medios de comunicación en la que deja patente como la Central Sindical Independiente y de Funcionarios rechaza el proyecto de reforma laboral aprobado el pasado martes por la Comisión de Empleo del Senado, porque mantiene abierta la posibilidad de plantear EREs en el sector público.

A este respecto, la nota de prensa resalta que CSI-F convocará la próxima semana a su máximo órgano sindical para decidir las medidas que llevará a cabo durante los próximos meses en contra de esta medida “injusta y arbitraria”, que deja en el aire el despido de miles de trabajadores en el conjunto de las AA.PP., fundamentalmente en el ámbito local.

“CSI-F defenderá los intereses y el puesto de trabajo de los empleados públicos y la calidad de los servicios públicos, en todas las administraciones en las que se produzca un ERE, sea a nivel nacional, autonómico o municipal”, añadió en un comunicado el presidente del sindicato. A lo largo de los últimos meses, CSI-F, ha nivel nacional, ha mantenido reuniones con los diferentes grupos parlamentarios, y de manera especial con el PP por su mayoría absoluta en las cámaras, para intentar modificar la reforma. Las negociaciones han llevado al PP a modificar su posición inicial, si bien, la última redacción planteada en la Disposición Adicional Segunda de la Reforma Laboral no satisface las expectativas del sindicato, porque únicamente “establece una gradación en el despido”. Según la enmienda del PP, “tendrá prioridad de permanencia el personal laboral fijo que hubiera adquirido esta condición, de acuerdo con los principios de igualdad, mérito y capacidad, a través de un procedimiento selectivo de ingreso”.

CSI-F insiste en que la reforma “abre la puerta al despido de 700.000 personas en el conjunto de las AA.PP”. Estas personas han obtenido su plaza mediante un proceso selectivo, bajo los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad que marca la Constitución y que garantizan la calidad e independencia de los servicios públicos. Por tanto, cree que no es razonable modificar ahora las reglas del juego y permitir que puedan ser despedidos.

Además, el sindicato no está dispuesto a que se, confunda a los ciudadanos, responsabilizando de los problemas del país a los empleados públicos y a los servicios públicos, como la sanidad o la educación.

Ver Galería