(Ceuta) | Hablaremos de lo que nos dé la gana
13 de Marzo de 2012



Esto, en pocas palabras es lo que le ha dicho el Gobierno a los Sindicatos de la Ciudad cuando han tenido a bien decirles cuatro cosas sobre como están gestionando el dinero de todos.

Hace ya doce días que los sindicatos entregaron un escrito al Presidente, para que se reanudasen las negociaciones. En él, se ponían varios “peros” a la forma en la que hasta hoy el Gobierno de la Ciudad ha gestionado las arcas públicas. Aunque, bien es cierto, que se podrían haberse puesto algunos más.

Hace ya más de un mes, veíamos al Consejero de Hacienda en una rueda de prensa, anunciar los recortes a los que se verían sometidos los empleados públicos otra vez, no nos olvidemos del 5% de Zapatero. Estos recortes, se escudaban en una mala situación económica. Aquel anuncio por parte del Señor Consejero, dio como resultado el inicio de movilizaciones del personal de la Ciudad, que más tarde desembocarían en la negociación de una Relación de Puestos de Trabajo (por fin), una reorganización del Sector Público Empresarial y un Convenio Colectivo. Todo esto, siempre, desde la premisa de que los recortes se efectuarían, ya que eran imprescindibles para resolver la situación económica por la que atravesábamos.

Creo que a nadie se le escapa a estas alturas, que actualmente no está el horno para bollos, ya que las pésimas políticas nacionales, autonómicas y locales, de todos, han dado como resultado que en la actualidad nuestro país esté atravesando una de las peores crisis de su historia. Pero para sorpresa de muchos, y aunque algunos no se lo crean, esta crisis no la hemos provocado los empleados públicos. Sin embargo, todos estamos dispuestos a hacer los esfuerzos que sean necesarios para sobreponernos a esta situación. Al fin y al cabo, de seguir las cosas como están estaremos hipotecando el futuro de nuestras generaciones, por eso es tan importante que todos arrimemos el hombro.

Ahora bien, esto no puede significar que le vayamos a dar un cheque en blanco, ni a éste, ni a ningún otro gobierno, para que haga lo que le dé la gana, y creo que todos entenderemos que los primeros que deben asumir la responsabilidad de lo que está pasando son quienes han generado esta situación. Y si para eso es necesario que algunos de nosotros les demos cuatro orientaciones, porqué no íbamos a hacerlo, quién sabe, quizá alguno acertemos.

Hace no mucho, a raíz de todo esto, me hacían una entrevista en televisión, y me preguntaban si no estábamos rebasando la linea del sindicalismo para meternos en política dado el cariz de nuestras intervenciones. Mi respuesta fue que nuestra intención, al menos la mía, jamás fue politizar con mis comentarios, tengo muy claro cuales son mis obligaciones como representante de los trabajadores y cuales no. Sin embargo, llegados a un punto en el que se atacan las condiciones laborales y salariales de mis compañeros, poniendo como excusa una situación económica desfavorable, no me queda otra opción que hablar de los derroches y los despilfarros de los políticos de turno.

Nosotros no nos dedicamos a la política, pero desde luego lo que no vamos a consentir es que se recorten los salarios de los empleados públicos para seguir aplicando las mismas políticas que nos han llevado hasta donde estamos hoy, eso seria de gilipollas. Con lo que se hace imprescindible que esas políticas cambien, y si ellos, los que gobiernan, por sí mismos no las cambian, habrá que indicarles cual es, a nuestro juicio, el mejor camino a seguir para aminorar los gastos corrientes de la Ciudad.

No puede ser que recortando los salarios de los trabajadores se recupere nuestra maltrecha economía, es necesario que se tomen muchas otras medidas, y sobre todo, es necesario que se tomen antes de meterle la mano en el bolsillo a los trabajadores. Y aquí viene lo mejor, esto no es que lo diga yo (que también), sino que lo dice nuestro querido Ministro, Don Cristóbal Montoro, quien hace bien poco descartaba una nueva rebaja de los salarios de los empleados públicos porque ese tipo de medidas provocan un descenso del consumo interno, algo que como todos sabemos, perjudica seriamente a nuestra economía. Quizá es que en Ceuta no se enteran de lo que dicen en Madrid.

Aunque por otro lado, también es cierto que no es necesario que Madrid nos rebaje el sueldo cuando ya lo hacen nuestros políticos autóctonos por ellos.

Ver Galería