(Ceuta) | El Gobierno deja claro que sólo hablará con sindicatos y funcionarios de sus condiciones laborales
10 de Marzo de 2012

- Guillermo Martínez recuerda que no ha sido el Ejecutivo local el que se ha levantado de la Mesa de Negociación

- El portavoz gubernamental advierte de que las reivindicaciones "políticas" de la parte social deben encauzarse por otras vías


Por si les cabía alguna duda, el portavoz del Ejecutivo ceutí, Guillermo Martínez, ha dejado claro este viernes en rueda de prensa que el Gobierno de Vivas no tiene la más mínima intención de atender las reivindicaciones "políticas" (disolución de organismos, privatización de empresas públicas, cancelación de subvenciones, supresión de cargos políticos...) que sindicatos y funcionarios han puesto a la Ciudad para volver a la Mesa de Negociación o aceptar sin judicializar la supresión de jornadas partidas y especiales "no imprescindibles", según el caso.

El consejero ha recordado que no ha sido el Gobierno de Vivas el que ha "paralizado" las conversaciones iniciadas a primeros de febrero y ha advertido de que en cualquier caso, cuando se retomen, se ceñirán a "cuestiones relacionadas con las condiciones laborales de los trabajadores".

"Las reivindicaciones políticas tienen otros cauces", ha subrayado el portavoz del Gobierno, que ha dejado patente una vez más la disposición de éste a "encontrar un punto de acuerdo".

A preguntas de los periodistas, Martínez ha sido igual de contundente sobre la voluntad del Ejecutivo de completar los ajustes que ha planteado en materia de Personal aunque la Ciudad haya conseguido una inyección "mínima" de 29 millones de euros extra desde el Estado.

"En las conversaciones con los Ministerios de Hacienda y Economía ha quedado clara nuestra decisión de eliminar gastos superfluos manteniendo como prioridad el pago de nóminas, seguros sociales, deudas bancarias, pago a proveedores y, en la medida de lo posible, inversión como elemento dinamizador de la economía local para la generación de empleo", ha argumentado para rechazar cualquier posibilidad de replantear los recortes anunciados.

Ver Galería