(Ceuta) | CSIF trabajará con los grupos parlamentarios para evitar que la reforma dañe los servicios públicos
20 de Febrero de 2012

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) ha informado que trabajará con los grupos parlamentarios para evitar que la reforma laboral aprobada recientemente por el Gobierno dañe los servicios públicos de los ciudadanos. Para el sindicato, la reforma "no van a servir para crear empleo" si no que va "desequilibrar las relaciones laborales en España, facilitando la destrucción del empleo y precarizando aún más las condiciones laborales y salariales de los trabajadores, además de profundizar en el desmantelamiento del sector público".

CSI-F ha apuntado que antes de llevar a cabo cualquier otra medida de presión, su intención es "agotar" los cauces de la negociación, de ahí que su intención sea trabajar, en el ámbito parlamentario, con los diferentes grupos políticos.

Según ha explicado, la intención es realizar cambios en la reforma laboral a través de enmiendas que "eviten la desprotección de los trabajadores, que garanticen las relaciones laborales de manera efectiva y que protejan unos servicios públicos de calidad, sin penalizar a los empleados públicos".

En este sentido, ha destacado que no va aceptar la sombra de la duda que sobre los laborales de la Administración Pública se cierne con la disposición adicional segunda, que pretende abrir la puerta a su despido de personas que accedieron a su plaza por oposición.

CSI-F ha señalado que esta reforma, por sí sola, no va a crear empleo si no va acompañada de medidas que persigan el fraude fiscal, la economía sumergida y la reactivación racional de la inversión pública. De esta manera, ha indicado que "si no se genera empleo es por la recesión, la caída del consumo interno, la falta de crédito y el déficit generado por unos administradores políticos que han derrochado, y se lo están haciendo pagar a los trabajadores".

Del mismo modo, el sindicato subraya que la reforma laboral propicia la destrucción de empleo en el sector público y ha recordado que el Estado, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos podrán despedir al personal laboral que accedió a su plaza mediante oposición aduciendo causas, técnicas, organizativas y de la producción.

"CSI-F, quiere hacer un llamamiento al sentido común de todas las partes y alcanzar un gran acuerdo, con renuncias de todos, que sirva, de verdad, para devolver la esperanza, la ilusión a todos los españoles y se entre en la senda de la creación de empleo", ha concluido.

Ver Galería