Ceuta -- Los funcionarios de Ceuta se movilizan contra los recortes del Gobierno local "para no dejar de pagar las nóminas"
01 de Febrero de 2012

Los tres sindicatos más representativos en la Ciudad Autónoma de Ceuta (UGT, CCOO y CSIF) han iniciado este miércoles a las 10,00 horas, coincidiendo con los 30 minutos de los que disponen los trabajadores de la Administración local para desayunar, sus movilizaciones contra los recortes salariales y sociales anunciados por el Ejecutivo local que preside Juan Vivas (PP).


Unos 150 de los 1.700 empleados al servicio del sector público en Ceuta se han concentrado ante el Palacio autonómico y posteriormente han protagonizado una sonora pitada durante más de 15 minutos en su interior. Las tres centrales prevén repetir convocatoria este jueves como paso previo a su primer encuentro directo, el viernes en la Mesa General de Negociación, con el responsable de Recursos Humanos de la Ciudad, Francisco Márquez.

El presidente de la Junta de Personal de la Ciudad, José Mata (UGT), ha criticado al Gobierno local que "un alcalde y unos políticos decentes se hubiesen bajado sus sueldos, entre los más altos de su categoría en España, antes de tocar las retribuciones de los trabajadores que menos cobran". Según sus cálculos, entre un 70% y un 80% del personal de la Administración perderá "hasta un 30%" de sus salarios al suprimirse las jornadas partidas y especiales "no imprescindibles".

Además, el Ejecutivo de Vivas ha anunciado que extremará el control sobre las horas extraordinarias y que "suspenderá la ejecución" del Convenio Colectivo y Acuerdo Regulador vigente si los sindicatos no se avienen a rubricar uno nuevo antes del 31 de marzo. El Gobierno también piensa reducir a la mitad las cerca de 20 empresas y organismos públicos periféricos que mantiene "sin destruir empleo" pero "homogeneizando" sus retribuciones con las del personal del Ayuntamiento.

"Espero que impere la responsabilidad y la cordura porque sobre esas bases se han planteado los acuerdos alcanzados en el Consejo de Gobierno, que no son ni un capricho ni una imposición sino una respuesta razonable, siempre sometida al diálogo, a la necesidad de asegurar el equilibrio presupuestario de la Hacienda pública, de reducir la deuda y de no destruir empleo", ha replicado en declaraciones a los medios el presidente de la Ciudad, Juan Vivas.

"Hay que reaccionar porque la pasividad conduciría a poner en riesgo los servicios públicos fundamentales y el empleo", ha advertido el político, quien ha subrayado que todo esto "no es una película". "Estamos viendo en otros países y en otras Administraciones del país situaciones a las que no queremos llegar y nosotros tenemos la responsabilidad de hacer lo que se debe hacer para evitarlo", ha alertado.

Vivas ha reducido, sin embargo, a "un 30%" el porcentaje de trabajadores que sufrirá los recortes anunciados. "No se va a tocar ninguna retribución básica ni ningún complemento estable como el de antigüedad o el de destino, sino los circunstanciales, aunque se hayan prolongado en el tiempo, como las jornadas especiales o partidas y las horas extraordinarias", ha precisado.

A principios de año el personal de la Empresa del Agua local (Acemsa) aceptó dejar de percibir dos de las cinco pagas extraordinarias anuales que percibía.

eleconomista.es
Ver Galería