También hay un 29-N
24 de Septiembre de 2011

Las elecciones generales del 20-N no son los únicos comicios a los que están llamados los empleados públicos dependientes de la administración local. Nueve días después de la cita nacional con las urnas, los trabajadores de la Ciudad Autónoma tendrán la oportunidad de elegir a quienes serán sus representantes legítimos para, al menos, los próximos cuatro años.
De esta manera, las distintas organizaciones sindicales que concurrirán a estas elecciones han comenzado ya a preparar tanto la campaña, como sus programas electorales o sus listas.
Cada sindicato presentará dos listas de candidatos, una a la Junta de Personal, órgano que quedará formado por 23 funcionarios, y otra al Comité de Empresa, constituido por 15 laborales.
Tal y como ha podido saber este medio, todas las mesas electorales se ubicarán en el Palacio Autonómico. Habrá dos de funcionarios -para elegir a las personas que compondrán la Junta de Personal- y una para laborales -Comité de Empresa-. El asunto de las mesas fue objeto de polémica en las últimas elecciones.

Hace cuatro años, las votaciones a la Junta de Personal se celebraron con un resultado de 11 delegados de la Unión General de Trabajadores (UGT), 9 de Comisiones Obreras (CCOO) y 3 de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F). Aunque UGT fue el sindicato más votado, Gonzalo Barredo, de CCOO, fue elegido presidente de este órgano de representación de los trabajadores con el apoyo de CSI-F.
En lo que se refiere al órgano de representación del personal laboral, el Comité de Empresa, el resultado fue de 5 delegados para CCOO, otros 5 para UGT y 3 para CSI-F. El comisionista Pedro Arnau, jubilado hace pocos días, fue elegido presidente. Su organización sindical recibió también el apoyo de CSI-F, aunque en esta ocasión esta alianza no era necesaria para presidir el Comité debido a que había sido el sindicato más votado.

Temas sindicales pendientes

Los programas electorales de las distintas organizaciones sindicales que concurrirán a las elecciones del 29-N estarán formados por reivindicaciones sobre asuntos que aún no se han logrado.
De esta manera, se espera que la tan anhelada Relación de Puestos de Trabajo (RPT), la consolidación de empleo, el rechazo a los recortes, el Convenio Colectivo y Acuerdo Regulador o el Convenio Único de las empresas municipales ocupen un lugar en los programas de las diferentes centrales sindicales, al igual que otros asuntos sobre cuerpos como la Policía Local o los Bomberos.
Así, durante los próximos días, las organizaciones sindicales que se presentarán a estos comicios irán haciendo público tanto sus listas de candidatos como los programas electorales con el que intentarán convencer al electorado de que su opción es la mejor para defender sus intereses laborales durante, al menos, los próximos cuatro años.

Juanmi Armuña