CSIF reclama a Pedro Sánchez una nueva Ley de Universidades que modernice el sistema y acabe con la precariedad laboral del profesorado
- Hoy, durante una reunión con el presidente del Gobierno en funciones.
- El sindicato cree que es urgente un Gobierno estable que afronte las reformas pendientes de nuestro sistema universitario.
30 de Agosto de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha reclamado hoy al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, una nueva Ley de Universidades que acabe con la actual precariedad laboral y la inestabilidad del profesorado y le ha propuesto una batería de medidas urgentes para reformar el modelo actual.

El vicepresidente de Educación de CSIF, Ramón Caballero, en una reunión con Pedro Sánchez, el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades en funciones, Pedro Duque, y representantes del ámbito universitario, ha subrayado que las reformas pendientes en la Universidad no pueden demorarse, urge aparcar las diferencias partidistas y contar con alturas de miras para formar un Gobierno estable.

El próximo Ejecutivo debe incrementar la financiación de las universidades, eliminar los déficits estructurales, acabar con la reducción continua de recursos y asegurar un marco de financiación estable y suficiente para garantizar una educación superior de calidad que nos conduzca a la excelencia y nos equipare a la media de los países europeos de la que nos alejamos estrepitosamente durante los años de crisis.

CSIF ha abogado por una nueva Ley de Universidades y un Estatuto del Personal Docente e Investigador que permita una verdadera carrera académica e investigadora y que regule problemas endémicos como el acceso del profesorado, su selección y promoción o la precarización, cada vez más acusada. Hemos planteado, además, las demandas básicas de sus dos grandes colectivos: el personal docente e investigador (PDI) y el personal de administración y servicios (PAS), ante el próximo inicio del curso.

Desde el sindicato, hemos trasladado al presidente que acabar con la inestabilidad y precariedad de las plantillas de PDI y PAS laboral e interino debe ser una prioridad absoluta de los responsables políticos y universitarios. El escenario que se dibuja en las universidades públicas empieza a ser desolador, con plantillas de funcionarios diezmadas y envejecidas y amplios colectivos de profesores laborales, con sueldos ridículos y una pésima situación laboral.

El futuro Gobierno debe encontrar fórmulas para mejorar el salario de los Profesores Asociados (una cuarta parte de todo el personal docente e investigador de las universidades públicas españolas) e impulsar la integración en la carrera docente e investigadora de aquellos profesores asociados acreditados con voluntad académica. CSIF ha reclamado, asimismo, soluciones inmediatas para la estabilidad de miles de Profesores Ayudantes Doctores, Titulares de Universidad y Contratados Doctores interinos, evitando la discriminación de estos últimos en el acceso a las estancias de movilidad.

Mejorar el sistema de becas

Hemos pedido la inmediata reforma de los criterios ANECA de evaluación del profesorado universitario debido a su rigidez, falta de transparencia y excesiva burocracia, ya que, además de frenar la internacionalización dejan en la cuneta a numerosos científicos de élite. Hemos alertado de que distintas áreas (Ciencias Sociales, Ciencias Biomédicas, Derecho, Ciencias de la Educación, Medicina Clínica, Historia y Filosofía) se verán lastradas de manera significativa a medio plazo si no se introducen cambios inmediatos.

Desde el sindicato, hemos insistido a Pedro Sánchez en que la Investigación y la Ciencia deben tener, al contrario de lo sucedido estos últimos años, un mayor respaldo público y privado, asegurando un porcentaje mínimo del PIB que permita convocatorias regulares, dotación de equipos y la incorporación de recursos humanos a la I+D+i. Por último, hemos propuesto cambios normativos como la reforma de la estructura de grados y másteres para ajustarnos a las demandas de la sociedad, así como la mejora del sistema de becas y el ajuste de las tasas y precios públicos, con el objetivo básico de que ningún estudiante tenga que abandonar los estudios por motivos económicos.

Madrid, 30 de agosto de 2019