CSIF denuncia que el ICAM induce a la Generalitat a incumplir de nuevo la normativa vigente de Sanidad
07 de Junio de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que el ICAM induce a la Generalitat a incumplir, de nuevo, la normativa vigente de Sanidad. La Generalitat sigue interpretando las leyes a su antojo y pone a enfermeros/as en funciones de subinspectores para abaratar costes en Sanidad.

Hace unos meses, la Consejería de Salud de la Generalitat informaba a la plantilla de médicos evaluadores de los servicios de control de la incapacidad temporal de Barcelona que, dado el colapso administrativo que sufre el servicio, pondrían en marcha un plan de choque. Una de las medidas tomadas es incorporar a la plantilla de la Subdirección General de Evaluaciones Médicos, un contingente de diplomados en enfermería que actuarían en calidad de “subinspectores” haciendo peticiones de alta médica a los médicos de familia una vez revisada la documentación aportada por las mutuas de la Seguridad Social y consultada la historia clínica compartida y el curso clínico del enfermo. En la actualidad ya se ha contratado a una enfermera que accede a las bases de datos con privilegios de “médico inspector” y consulta la historia clínica compartida y el curso clínico de los ciudadanos de baja.

Esto es un motivo de preocupación para el colectivo de médicos evaluadores del Departamento de Salud (ICAM). Tanto CSIF como los médicos evaluadores defienden que no hay base legal que permita acceder a estos profesionales a las historias clínicas y menos hacerlo sin que el médico de primaria sea conocedor de quien lo hace. Además creen que es una medida para abaratar los costes que supondría ampliar la plantilla de médicos evaluadores o recurrir al interinaje.

El Real Decreto 625/2014, de 18 de julio, por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración, en su artículo 8 deja claro que el acceso a la historia clínica y al curso de primaria está permitido a los “Médicos Inspectoras de la Seguridad Social”. En ningún caso prevé el acceso a la misma a personal no facultativo más allá de las actuaciones propias de la asistencia del paciente.

La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, tampoco prevé el acceso con fines inspectoras más allá del que dice el artículo 16 en el punto 4 y 5, sobre usos de la historia clínica:

“4. El personal de administración y gestión de los centros sanitarios sólo puede acceder a los datos de la historia clínica relacionados con sus propias funciones.

5. El personal sanitario debidamente acreditado que ejerza funciones de inspección, evaluación, acreditación y planificación, tiene acceso a las historias clínicas en el cumplimiento de sus funciones de comprobación de la calidad de la asistencia, el respeto de los derechos del paciente o cualquier otra obligación del centro en relación con los pacientes y usuarios o la propia Administración sanitaria”.

Desde CSIF defienden que “ha sido un tema muy discutido y donde la Administración catalana hace su propia interpretación. La incorporación de personal de enfermería para hacer tareas de control de la incapacidad temporal supone, “de facto”, la creación de unos puestos de trabajo que tendrían que crearse por Ley del Parlamento, puesto que comporta una modificación de cuerpos o escalas y esto solo puede hacerse por ley. Enfermería no puede hacer propuestas de alta a los médicos de Atención Primaria porque no está contemplado en el Real Decreto 625/2014 que tengan acceso a la historia clínica del paciente para dicha actividad. Además, el médico de primaria cree que quien le envía la propuesta es un médico evaluador ya que enfermería no está habilitada para hacer este procedimiento”.

Tampoco están de acuerdo que desde una subdirección se haga una interpretación tan ligera de la Ley de Función Pública ni del propio decreto de reestructuración del Departamento de Salud. En ningún caso están previstos estos puestos de trabajo y menos con la trascendencia jurídica que pueden tener respecto al trabajador enfermo.

Desde CSIF “entendemos que la Generalitat puede organizar sus trabajadores como quiera pero siempre de acuerdo con la normativa propia. Si quiere recuperar la anacrónica figura del ATS visitador que lo haga creando primero el Cuerpo de Inspección Médica y, dentro de éste, la escala de subinspección médica, donde podrían ubicar estos profesionales de enfermería. Mientras tanto seguiremos opinando que no es correcto que un enfermero/a inste a un médico de primaria a dar el alta de un trabajador”.