CSIF denuncia que la Consejería de Salud catalana contratará profesionales de fuera de la administración autonómica
03 de Junio de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que la Consejería de Salud catalana contratará profesionales de fuera de la administración autonómica. El problema está en la saturación del antiguo Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas (ICAM) y la sorpresa es la solución que han tomado los actuales gestores del Gobierno autonómico: solicitar al INSS la incorporación de médicos inspectores de la Seguridad Social del Gobierno de España para solventar el problema. Todo ello en contra de la opinión de los profesionales que están todo el día trabajando en este servicio, que consideran que la solución ha de ser otra. Desde CSIF declaran que “es inadmisible que tengan que recurrir a personal de fuera para solucionar este problema”.

Hace un par de meses, la directora general de Ordenación y Regulación Sanitaria, la Sra. Maria Sardà Raventós, junto con la subdirectora general, la Sra. Lidia Domingo Ferrer, convocaron a la plantilla de médicos evaluadores de los servicios de control de la incapacidad temporal de Barcelona para comunicarles que, dado el colapso administrativo que sufre el servicio, pondrían en marcha un plan de choque, que saldrían a concurso más puestos de trabajo de médico evaluador, que habían pedido ayuda a la Dirección Provincial de la Seguridad Social con el fin de que se incorporasen, temporalmente, un contingente de “Médicos Inspectores de la Seguridad Social” y que estos médicos asumirían parte de las tareas inspectoras que actualmente hace la plantilla de médicos evaluadores y que esta decisión última estaba avalada por la Consejera de Salud. También se anunciaron otras medidas como la incorporación de personal de enfermería para solicitar el alta laboral a los médicos de primaria, así como la programación masiva de visitas de control virtuales de la incapacidad (sin citar a los pacientes) lo que supone acceder a la información de la historia clínica de los pacientes y a los cursos clínicos de atención primaria.

A raíz de esta reunión, y de la perplejidad tanto del sindicato como de los profesionales implicados, el mes pasado, CSIF presentaba escrito ante la Consejería de Salud solicitando una reunión urgente ya que según reza el escrito “nos consta que desde la Asociación Profesional de Médicos Evaluadores han hecho llegar tanto a la directora general como a la subdirectora su preocupación por la evolución del que en su día fue el Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas. Preocupación que compartimos totalmente. Entendemos que el actual modelo está agotado, no cumple con las necesidades de los agentes implicados, tiene efectos negativos para la economía de la Generalitat y se aleja del interés general de los ciudadanos catalanes”.

“Los profesionales que día a día hacen posible que este servicio continúe adelante se han ofrecido, repetidamente, a colaborar con los dirigentes políticos de Salud y han puesto a su disposición sus conocimientos y experiencia sin haber obtenido ninguna respuesta. Este silencio lo aceptan, dicen, con resignación y disciplina pero el anuncio de la llegada de médicos del “Cuerpo de Inspección de la Seguridad Social” les y nos genera, como organización sindical con representación en la sanidad pública catalana, una gran perplejidad e incluso indignación”.

A día de hoy, CSIF no ha recibido respuesta por parte de la Consejería de Salud.

(Se adjunta escrito presentado ante la Consejería de Salud)