CSIF vuelve a exigir una nueva ubicación para el centro de gestión de emergencias de Barcelona
07 de Marzo de 2022

CSIF vuelve a exigir una nueva ubicación para el centro de gestión de emergencias de Barcelona

El sindicato denuncia 25 casos de cáncer entre los trabajadores de este edificio

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, lleva mucho tiempo denunciando el lamentable estado de las instalaciones policiales donde se ubica la Sala Conjunta de Mandos (SCC) donde prestan servicios la Guardia Urbana de Barcelona, Mossos d’Esquadra, Bomberos y SEM de manera conjunta. Desde este centro de gestión de emergencias se coordinan los servicios de los cuerpos de emergencia de la ciudad, que velan por la seguridad ciudadana, el orden público y dan soluciones inmediatas, las 24 horas del día, durante los 365 días del año. Esta sala se creó en 2005 y se ubicó en el edificio de la calle Lleida de Barcelona de manera provisional, pero siguen allí.

Después de varias denuncias ante Inspección de Trabajo, y de que ésta diera la razón a CSIF, el Ayuntamiento sigue sin hacer efectivo el traslado de esta sala a una nueva ubicación. Ha destinado partidas para mejorar este espacio, pero para CSIF es irrecuperable y denuncia que las condiciones laborales siguen siendo lamentables y no garantizan la seguridad y la salud laboral de sus trabajadores. Continua albergando deficiencias muy graves: desagües que no aguantan en cuanto una precipitación se produce por encima de moderada, creando inundaciones y un olor nauseabundo; la falta de ventilación natural lleva a tener que utilizar ventilación forzada, por lo que los agentes están respirando hongos y bacterias, además las rejillas de ventilación del techo están tan deterioradas y sucias que desprenden trozos de porquería sobre los trabajadores; los vestuarios y duchas son casi inservibles; sufren de contaminación acústica derivado de los equipos electrónicos, etc. A ello se une el incumplimiento de la normativa de riesgos laborales en cuanto a los descansos en materia de trabajos con atención permanente a pantallas de visualización directa, provocada por la escasez de personal que presta servicio.

Gas Radón

Lo más grave son los casos de cáncer sufridos entre los trabajadores de este edificio. Desde que se abrieran estas instalaciones, se han confirmado 25 casos, que ha llevado a denominarla entre los compañeros como “la sala del cáncer”.

Desde CSIF explican que “hace demasiado tiempo que venimos solicitando a la Administración que se efectúen las mediciones, para descartar la presencia de gas radón en la sala conjunta. La respuesta siempre es negativa y, además, mienten ante la Inspección de Trabajo al declarar que las han efectuado. Este gas es cancerígeno y se suele dar en edificios con las características de estas instalaciones. Desde CSIF hemos llegado a la conclusión que la Administración tiene pánico de realizar estas pruebas por la alta probabilidad de un resultado positivo”.

“Lo más grave de la gestión se traduce en los infructuosos y caros intentos por acondicionar un espacio irrecuperable desde un punto de vista de salud laboral. Desde CSIF esperamos que, de una vez por todas, la alcaldesa y el teniente de alcalde de Prevención y Seguridad, no pongan precio a la salud de los trabajadores de la sala conjunta. El cambio de ubicación de las instalaciones policiales debe ser la prioridad y debe ser inminente”.