El Tribunal Constitucional tumba el decreto que traspasaba la gestión de las Clases Pasivas a la Seguridad Social
17 de Mayo de 2021

El Tribunal Constitucional tumba el decreto que traspasaba la gestión de las Clases Pasivas a la Seguridad Social

El decreto aprobado por el Gobierno durante el confinamiento de manera sorpresiva ha provocado una oleada de jubilaciones anticipadas de funcionarios

El Tribunal Constitucional ha tumbado el Real Decreto Ley 15/2020 de medidas laborales y fiscales por el cual, entre otros aspectos, el Gobierno central aprovechó para integrar el régimen de Clases Pasivas a la Seguridad Social.

El 22 de abril del año pasado, el Gobierno central aprovechó este real decreto para traspasar la gestión de Clases Pasivas a la Seguridad Social. Así, modificó de manera unilateral la gestión de las prestaciones y pensiones de los funcionarios, sin debate parlamentario previo y sin haber consultado a las organizaciones sindicales mayoritarias en este colectivo.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, inició una interlocución con los diferentes grupos parlamentarios y el mismo Gobierno para frenar esta iniciativa y el Partido Popular recorrió el decreto.

El Tribunal Constitucional ha dado la razón a los argumentos de CSIF puesto que, como ha quedado recogido en la sentencia, el Gobierno central hizo un mal uso del Real Decreto, puesto que el traspaso a la Seguridad Social no reunía los requisitos de urgente y extraordinaria necesidad.

CSIF solicitó al Ministerio de Seguridad Social una aclaración sobre las consecuencias de este traspaso de gestión y en su contestación generó más dudas. Según dijo, si bien se trataba de un cambio en la gestión de las pensiones, las consecuencias de este traslado serían abordadas "más adelante".

Esta situación generó una gran incertidumbre en el colectivo de funcionarios. De hecho, el temor de los funcionarios a ver recortados sus derechos de pensión ha provocado una oleada de jubilaciones anticipadas. Tal como ha reconocido el mismo Gobierno en una respuesta parlamentaria al PP, entre junio y diciembre de 2020 se produjeron en el Estado 10.387 jubilaciones voluntarias a los 60 años de edad, un 26,2 por ciento más que en el mismo periodo de 2019. De estas jubilaciones, más de 8.000 correspondieron a maestros y profesorado de secundaria.

CSIF se felicita de esta sentencia porque da la razón a los argumentos que, desde el primer momento, denunciaron.

En este sentido esperan que, lo antes posible, el sistema de Clases Pasivas vuelva a ser gestionado por el Ministerio de Hacienda, de este modo todo volvería a la situación anterior al Real Decreto 15/2020 anteriormente referido.

Por otro lado, el último Pacto de Toledo significó el mantenimiento, como mínimo hasta un nuevo planteamiento que no se espera a corto o medio plazo del derecho de los funcionarios de las Clases Pasivas, de poderse jubilar a los 60 años de edad y con 30 años de servicios, haciendo falta 35 para una pensión del 100% y teniendo en cuenta que el profesorado de instituto logra, al cabo de 32 años de servicios, los derechos para acceder a la pensión máxima establecida por el Estado.

Tengamos presente que el régimen de Clases Pasivas está en extinción desde 2011 y no han accedido, desde esta fecha, los nuevos funcionarios que han ido obteniendo plaza en las oposiciones convocadas.