CSIF denuncia que el Ayuntamiento de Figueres mantiene a la Guardia Urbana en estado permanente de emergencia
26 de Febrero de 2021

La Guardia Urbana de Figueres, en pie de guerra

CSIF denuncia que el Ayuntamiento de Figueres mantiene a la Guardia Urbana en estado permanente de emergencia

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, denuncia que el Ayuntamiento de Figueres (Girona) mantiene a su Guardia Urbana en estado permanente de emergencia, siendo el único cuerpo de Policía Local, que le conste al sindicato, que está en esta situación. La situación en la Guardia Urbana vuelve a ser muy grave, después de años de supuesta calma.

Meses después del inicio del estado de alarma y del inicio de la pandemia, el Consistorio dictó un Decreto (de 23/11/2020) de nuevas medidas, que en su punto 2 afirma que se mantiene la situación de emergencia para la Guardia Urbana, de acuerdo al Artículo 33 del Reglamento de la Guardia Urbana del municipio, manteniendo a los guardias urbanos en estado permanente de disponibilidad, que implica el cambio de cuadrantes y de horarios de la mayoría de la plantilla de la Guardia Urbana, y en contra de la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales, ya que según dispone el artículo 34 de este Reglamento: “Por las características propias que como servicio de emergencias se atribuyen a los cuerpos de policía, los miembros de la Guardia Urbana tienen la obligación de comunicar a la jefatura los datos actualizados de domicilio y teléfonos de localización” y se está obligando a los efectivos a estar permanentemente alerta ante la llamada de los responsables policiales, para evitar posibles efectos adversos.

Han pasado meses del inicio de la pandemia, y este Decreto sigue vigente.

Desde CSIF, ponen en duda la legalidad de este Decreto, que supuestamente se negoció en el seno del Consejo de la Guardia Urbana -foro que no tiene competencias legales para dichas negociaciones- y excluyendo a la Mesa General de Negociación de su legítima función.

CSIF registró, el pasado 16 de febrero, una petición ante la alcaldesa para acabar con este grave atropello de derechos por parte de la Jefatura, “que está utilizando las necesidades del servicio y la situación de emergencia para cubrir turnos ordinarios y para coaccionar a sus subordinados”.

Además, durante el confinamiento, el Ayuntamiento puso a todos los efectivos a trabajar mediante el denominado cuadrante 7x7, para aumentar el número de efectivos en la calle. Ahora, de manera unilateral, pretende cambiar este cuadrante a un cuadrante Q5, sin negociación y por imposición. “En el convenio colectivo actual, deja claro que el cuadrante de trabajo del Grup Operativo del área de apoyo y auxilio es de 7x7, y pretenden, de manera unilateral, derogar el convenio, sin negociación y por imposición. El señor Regidor, anunció en Facebook el cambio de cuadrante al Q5. Esto es una grave falta de respeto a los guardias urbanos y a las organizaciones sindicales además de ser ilegal. Demuestra un total desprecio a la negociación colectiva, o está mal asesorado. No ha pasado por ninguna mesa de negociación y será recurrido en todos los foros donde sea necesario, tanto administrativos como judiciales”.

CSIF anuncia que emprenderá las acciones judiciales pertinentes contra el Ayuntamiento de Figueres de no cesar y subsanarse esta situación.