86 nuevos casos de coronavirus en el Centro Penitenciario de Quatre Camins
25 de Febrero de 2021

86 nuevos casos de coronavirus en el Centro Penitenciario de Quatre Camins

Este centro es el más afectado, a nivel nacional, por casos de coronavirus y a los funcionarios se les niega la prueba PCR

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, informa que en el Centro Penitenciario de Quatre Camins (Barcelona) ya se han detectado 86 casos de internos contagiados por coronavirus, en el módulo 4 (que alberga a unos 190 internos), y a la espera de otros resultados. En este módulo, una cuarta parte de estos internos están destinados a cocinas lo que implica que tienen movilidad dentro de la prisión y deberían tener un control más riguroso sobre entradas y salidas. Además, Quatre Camins es, probablemente, el centro más saturado y con más internos en Cataluña.

La Secretaría de Medidas Penales y la propia dirección del centro se niegan a realizar a los funcionarios las pruebas PCR aludiendo que no son contacto estrecho ni directo con los internos, algo que para CSIF es algo inaudito, ya que el sistema catalán penitenciario defiende y prioriza el contacto directo y continuo con los presos.

Para CSIF, la dirección de este centro se ha comportado de manera negligente desde el principio de la pandemia, hasta el punto de ser el centro, a nivel nacional, que más casos ha tenido de coronavirus, tanto a nivel de internos como de funcionarios.

“Es, sin duda alguna, el centro peor gestionado durante lo que llevamos de pandemia sanitaria del Covid-19, no sólo de Cataluña, sino de todo el Estado. Han sido negligentes a la hora de aplicar las medidas preventivas para reducir el contagio y se han comportado sin tacto alguno para tratar al personal a su cargo, un colectivo de trabajadores que ha demostrado su implicación y profesionalidad a pesar de no contar con las medidas suficientes y necesarias para afrontar con garantías la situación sanitaria vivida”.

Desde marzo de 2020, CSIF ha solicitado la revisión de todas las decisiones tomadas por la dirección del centro, han presentado denuncias ante Inspección de Trabajo y registrados escritos dirigidos al Departamento de Justicia y a la Secretaría de Medidas Penales. “La respuesta ha sido mirar hacia otro lado y, con todo el cinismo del mundo, premiar el modelo de gestión del centro más negligente de España. De no ser por los profesionales que trabajan allí el resultado podría ser aún más caótico”.

CSIF solicita el cese inmediato de la cúpula directiva del centro, “incapaz, insensible y alejada de la realidad” y exige que se defienda a sus trabajadores y se garantice la protección de internos y trabajadores y la de sus familias.