CSIF denuncia que el Ayuntamiento de Barcelona no dejó actuar a la unidad especial de la GUB en los disturbios del fin de semana
04 de Noviembre de 2020

CSIF denuncia que el Ayuntamiento de Barcelona no dejó actuar a la unidad especial de la GUB en los disturbios del fin de semana

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y primera fuerza sindical en la Guardia Urbana de Barcelona (GUB), denuncia que la alcaldesa, Ada Colau, y su teniente de alcalde de Prevención y Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, no dejaron actuar a la UREP ( Unidad de Refuerzo de Emergencia y Proximidad de la GUB), el fin de semana pasado, y no les dejaron intervenir para apoyar las acciones de los Mossos d’Esquadra, y de sus propios compañeros de la GUB, encaminadas a restablecer el orden público y acabar con los saqueos y acciones vandálicas vividas en la ciudad condal. Estaban presentes, pero no los activaron para ejercer una acción real.

El dispositivo montado se vio completamente desbordado y según CSIF “sabemos que la UREP se encontraba en disposición de intervenir y que no se le permitió, cuando esta unidad debería ser la primera en dar respuesta inmediata a cualquier alteración del orden público en la ciudad de Barcelona. Solo se permitió la intervención de la UREP una vez producidos los destrozos en el edificio del Ayuntamiento para proteger lo roto y con posterioridad a la intervención de la BRIMO de los Mossos en ese mismo edificio, mientras asistíamos a la desoladora imagen de compañeros desprotegidos mientras compañeros preparados se sienten frustrados porque no les dejan ir a protegerlos”.

Para el sindicato, “estos hechos denotan una dejación de funciones que trae como resultado el desorden y un desánimo colectivo en la Guardia Urbana de Barcelona y, más en concreto, entre los miembros de la Comisaria de Ciutat Vella y de la UREP. Condenamos estos terribles hechos que vuelven a situar a la ciudad de Barcelona como ejemplo de una ciudad ‘sin ley’, en manos de desalmados, y donde nuestros dirigentes obligan a la su Policía a retroceder y acuartelarse”.

Desde CSIF solo esperan que se permita a la GUB cumplir con el ordenamiento jurídico, bajo la toma de decisiones apropiadas por los mandos que lideran esta unidad de la UREP ya que, sobre el terreno, es más fácil y ventajoso decidir sobre la idoneidad de las actuaciones.

(Se adjunta comunicado del sindicato)