CSIF denuncia ante Inspección de Trabajo la falta de protección y prevención en la obertura de los centros educativos catalanes
08 de Junio de 2020

CSIF denuncia ante Inspección de Trabajo la falta de protección y prevención en la obertura de los centros educativos catalanes

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, junto a los sindicatos de la Junta Permanente de Personal de Tarragona (USTEC·STEs (IAC), CCOO, ASPEPC-SPS y CGT), denuncian, ante Inspección de Trabajo, la falta de protección y prevención en la obertura de los centros educativos catalanes.

Denuncian el incumplimiento, por parte de la Administración educativa, de la obligación de protección eficaz en materia de seguridad y salud ante el riesgo de contagio de Covid-19, de acuerdo con la Ley de Prevención de Riesgos laborales, y, específicamente, de las obligaciones de provisión de equipos y medios de protección, información y formación.

Para los sindicatos, las medidas de protección y prevención previstas y que se han de garantizar para la obertura de los centros educativos, según las instrucciones publicadas, son insuficientes. Falta de garantías en la limpieza y desinfección de los centros, falta de material de protección oportuno, falta de información y formación específica para el personal de los centros, etc. Además, denuncian que dichas medidas de prevención y protección no se han podido conocer previamente a su publicación por parte de los representantes de los trabajadores, no han sido consultados y por lo tanto no han podido participar en su elaboración.

Según un comunicado conjunto, los sindicatos consideran “un error peligroso que el Departamento de Educación haya decidido unilateralmente abrir los centros educativos durante la fase 2, sin las mínimas garantías ni medidas adecuadas para evitar posibles contagios”.

“Por este motivo, hemos decidido presentar denuncia a los servicios provinciales de la Inspección de Trabajo, para que se pueda determinar si las medidas previstas por el Departamento cumplen las directrices de Salud Pública y, en caso contrario, se puedan cerrar los centros que ya han abierto con el objetivo de evitar nuevos rebrotes de Covid-19, en un contexto en que los profesionales no disponen de aquellas medidas imprescindibles de seguridad, ni han sido sometidos a test”.

“Entendemos que los riesgos de un retorno prematuro superan con creces los inciertos beneficios de tener centros educativos abiertos, al menos hasta que no se pueda garantizar realmente la seguridad total de los niños, adolescentes, profesionales y familias".

(Se adjunta comunicado conjunto de los sindicatos)