CSIF PROPONE LA CONFECCIÓN DE UN PROTOCOLO MARCO PARA PREVENIR AGRESIONES CONTRA LOS EMPLEADOS PÚBLICOS
03 de Abril de 2016

El pasado 30 de marzo, el delegado de Prevención de CSIF-Prisiones y el coordinador de Prevención de CSIF en Cataluña se reunieron en Barcelona con el Grupo de Trabajo de la Comisión Paritaria. Este órgano trata el tema de las agresiones a empleados públicos y está integrado por los sindicatos más representativos y el responsable máximo del área de prevención de Función Pública en Cataluña.

Ante el alarmante aumento de las agresiones a funcionarios públicos, se hace latente la necesidad de crear un protocolo marco, o base, para la unificación de futuros protocolos de agresiones en todos los departamentos de la Generalitat, donde se realiza un servicio o tarea finalista, susceptibles de posibles actos violentos contra los trabajadores públicos.

Muchos de estos departamentos ya cuentan con un protocolo de agresiones pero la intención por parte de CSIF es la de crear y colaborar en la confección de un protocolo marco, basándonos en experiencias, estadísticas e informaciones recogidas durante los últimos años, referentes a agresiones a trabajadores penitenciarios, y en consecuencia, hacer extensiva toda esta experiencia a todos los departamentos que requieran la creación o actualización de estos protocolos. La casuística es muy similar en muchos departamentos en relación a episodios de violencia y hace imprescindible la unificación de todos ellos.

Después de dos reuniones, podemos establecer unos puntos básicos para su creación:

1.-Objeto y contenido de los protocolos: Se hace especial hincapié en el hecho de que han de abarcar a todos los empleados públicos, ya sean funcionarios o laborales, y que como recoge el artículo 550 del Código Penal se ha de considerar delito o atentado contra la autoridad cualquier agresión física o psicológica sufrida por un trabajador público durante el ejercicio de sus funciones.

2.-Ámbito de aplicación: Que se establezca qué tipo de agresiones o acciones violentas quedarían sujetos a la interpretación de los protocolos, tales como, la violencia física, psicológica, gestual, amenazas, daños y otras incidencias. En este sentido, CSIF reitera que todas y cada una de las agresiones, sean del tipo que sean, deben estar consideradas como tal, ya sea dentro del centro de trabajo o fuera, siempre que estén relacionadas con la tarea que se desempeña.

3.-Competencias y responsabilidades de la cadena de los diferentes agentes que intervengan en cualquier episodio de violencia, ya sea superiores jerárquicos, recursos humanos, PRL, servicios jurídicos...

4.- Procedimiento a establecer en este tipo de situaciones: Creemos firmemente en la necesidad de crear medidas de carácter preventivo con la finalidad de anticiparse a estas agresiones. Desde CSIF, hemos solicitado que se cree un registro de datos de personas potencialmente conflictivas y se eleven informes vinculantes al equipo directivo del departamento en cuestión para que se tomen las medidas correctoras necesarias y no se reproduzcan de manera repetitiva estos episodios de violencia.

Consideramos de vital importancia la información, tanto horizontal como vertical, para poder prevenir acciones e incidentes violentos. De esta manera, se puede planificar y prevenir los riesgos en el ejercicio de las funciones.

En este punto, dispondríamos de un apartado en concreto, el de Intervención, que iría acompañado de apoyo jurídico por parte del centro de trabajo, apoyo psicológico-sanitario en su caso y, de esta manera, poder detectar cuáles de los incidentes ocurridos son susceptibles de investigación y estudio, para poder mejorar y aplicar futuras medidas correctoras.

La próxima reunión queda fijada para el 20 de abril de 2016. Seguiremos informando.