Decenas de delegados de Correos de CSIF, CCOO, y UGT se manifiestan ante la Delegación del Gobierno en Catalunya
04 de Julio de 2018

Decenas de delegados/as de CSIF, CCOO y UGT se han concentrado, a las puertas de la Delegación del Gobierno en Catalunya, para exigir la viabilidad del Correo Público, del servicio postal que presta y la mejora de las condiciones laborales de los miles de trabajadores/as de la empresa pública en el país y de los 9.692 trabajadores/as de Catalunya. En esta nueva jornada reivindicativa, los sindicatos han leído un manifiesto y han advertido que las movilizaciones irá en aumento a partir de septiembre con concentraciones y manifestaciones autonómicas y tres jornadas de huelga general a final de año, si el nuevo Gobierno no revierte las lesivas políticas contra la viabilidad de Correos y el servicio público postal que han precarizado el empleo y están desmantelando Correos.

Al final el acto, se ha procedido a la lectura y posterior entrega, al Delegado del Gobierno y al director de zona de Cataluña de Correos, de las reivindicaciones de los trabajadores/as en defensa de un Servicio Postal Público de calidad, viable y de unas mejores condiciones laborales para lo que han exigido la apertura de la negociación de un nuevo convenio laboral.

Las organizaciones sindicales han insistido en que la situación de Correos, tras años de invisibilidad y recorte por parte del anterior ejecutivo, requiere de la adopción de medidas urgentes por parte del nuevo Gobierno para evitar que el déficit se instale en la empresa pública como un bucle del que sería complicado salir. Y es que los 310 millones de euros de déficit unidos al recorte presupuestario de 188 millones de euros en 2017 y la previsión de 122 en 2018, la ausencia de un plan estratégico que no permite a la empresa adaptarse al nuevo mercado de paquetería, mayoritariamente en manos del sector privado, y a la prestación de servicios financieros, como otros operadores públicos postales en Europa, no augura un futuro prometedor si lo que se quiere es hacer de Correos una empresa postal y logística que cohesione social, económica y territorialmente el país.

Los efectos de esta política de recortes en la empresa pública son la supresión de 15.000 empleos en todo el país en la última década, 2.581 empleos de plantilla fija en Catalunya, la reducción de la contratación y la implantación de un modelo basado en la precariedad, con el 34% de plantilla eventual, de los que el 51,6% son a tiempo parcial.

La ciudadanía es la otra gran víctima de esta política del tijeretazo que ha supuesto la supresión del servicio en numerosas zonas, el cierre de oficinas y una sobrecarga de trabajo que provoca una falta de calidad por exceso de rotación en el personal temporal y la implantación de miles de “minijobs”.

Las organizaciones sindicales quieren transmitir al Gobierno y a la dirección de la empresa que la traducción de estas peticiones a acción de gobierno resolvería el conflicto abierto en Correos garantizando la viabilidad del Correo Público, del servicio público prestado y la consecución de unas condiciones laborales en el marco de un nuevo convenio laboral con más salario, empleo y derechos, tras años de congelación y recorte. De lo contrario, las movilizaciones comprometidas públicamente con los trabajadores y trabajadoras continuarán y se intensificarán con concentraciones, manifestaciones y tres huelgas generales a final de año.