CSIF ofrece a los empleados públicos catalanes un documento para ‘blindar’ la entrega de su IRPF a la Agencia Tributaria española
17 de Marzo de 2016

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en el conjunto de las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, mantuvo hoy una reunión con la delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna, para abordar las consecuencias del proceso sobre los empleados públicos

El presidente de CSIF, Miguel Borra y el responsable del sindicato en Cataluña, Joan Escanilla, trasladaron de primera mano las llamadas recibidas por parte de trabajadoras y trabajadores manifestando su inquietud por las últimas informaciones y en concreto, sobre la decisión de Diputación de Barcelona de liquidar los impuestos de sus trabajadores a la Agencia tributaria catalana, en vez de la española.

En este sentido, el sindicato está trabajando ya en un formulario para que los empleados públicos de este departamento puedan dejar constancia por escrito de que desean que su IRPF sea entregado a la Agencia Tributaria española y no a la catalana. Y por otra parte, tratamos de evitar que por una decisión política se les pueda exigir un doble pago del impuesto.

Este formulario también iría dirigido al personal encargado de ejecutar la orden para velar por su seguridad jurídica y salvaguardar su responsabilidad ante posibles reclamaciones. El formulario se entregaría de manera simultánea al departamento de recursos humanos de la Administración y a la Agencia Tributaria.

De esta manera quedaría constancia de que el funcionario quiere actuar conforme a la legalidad.

Por otra parte, el sindicato cuenta ya con un protocolo y modelos de reclamación para las diferentes situaciones que pudieran plantearse a los empleados públicos en el caso de que las instituciones de la Generalitat avancen en sus planes independentistas.

Desde el respeto a las diferentes opciones políticas, CSIF ofrece una serie de pautas, desde el punto de vista jurídico, ante la disyuntiva o situaciones de presión que pudiera generarse en un empleado público ante una orden o instrucción de un superior jerárquico.

Además, CSIF ha puesto en marcha un seguro gratuito para sus afiliados, para cubrir a funcionarios que, como consecuencia de su actuación, sean suspendidos de empleo y sueldo.

Protocolo de actuación

De entrada, el sindicato recomienda a los empleados públicos que, en el caso de recibir una orden que entiendan que pueda ser ilegal, la pidan por escrito, para tener constancia suficiente y advertir a la Administración de sus dudas. De esta manera, se pretende salvaguardar su responsabilidad ante las consecuencias de su cumplimiento.

En el caso de que el superior jerárquico persista en el requerimiento del cumplimiento de la orden, el protocolo recomienda dejar la constancia al superior de su parecer sobre la ilegalidad de la orden y acudir a los recursos legales. Así, se procedería a comunicar la incidencia a la inspección de servicios de la consejería correspondiente, a la fiscalía y recomendamos que se informe a CSIF para que nuestros servicios jurídicos puedan actuar.

Por último, en los casos más extremos, cuando la ilegalidad no admita discusión jurídica el protocolo recuerda el derecho e incluso la obligación del funcionario a no acatar la orden y ponerlo en conocimiento de los servicios de inspección competentes.


CSIF, sindicato más representativo en el conjunto de las administraciones públicas, por primera vez en su historia, obtuvo representación en los organismos de la Generalitat, con presencia por tanto en la mesa de negociación de los funcionarios, en las últimas elecciones. Estos resultados ponen de manifiesto que los trabajadores catalanes demandan una opción sindical independiente y profesional, alternativa a las organizaciones tradicionales. Además, CSIF tiene una presencia mayoritaria en los sectores catalanes de Prisiones, Justicia y Universidad.