La Generalitat también abandona a los trabajadores discapacitados
09 de Enero de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y mayoritario en Instituciones Penitenciarias, denuncian que el personal con discapacidad física que trabaja en el Centro Penitenciario de Puig de les Basses trabaja en unas condiciones precarias y no cobra desde hace un mes.

Diecisiete personas con discapacidad física trabajan en Puig de les Basses en servicios de limpieza y estas Navidades no han cobrado. Aún así, quieren seguir trabajando para que no se les pueda sancionar pero tampoco disponen de ningún producto desinfectante de limpieza ya que tampoco hay dinero para proporcionárselos y hasta el papel higiénico está ya racionalizado. Ya no saben qué hacer. Este personal está contratado por la Fundación Privada Altem que es la entidad de referencia para la Generalidad de Cataluña en la atención de personas con discapacidad en la comarca del Alt Empordà. Desde el Centro Especial de Trabajo de la Fundación ofrecen servicios de limpieza para empresas, particulares, comunidades de vecinos, escuelas, institutos, centros comerciales, ayuntamientos y cualquier entidad que lo requiera, entre ellos, la Generalitat de Cataluña.

Las brigadas de limpieza están formadas por oficiales de limpieza (personal con discapacidad física)  
conjuntamente con trabajadores / as con discapacidad intelectual. 

 
Los trabajadores con discapacidad intelectual si han cobrado. 
Los trabajadores con discapacidad física no. Han pasado las Navidades más precarias de sus vidas. 
Tienen familia y personas a  su cargo. 

 
La fundación alega que no paga al personal ya que la Generalitat no les paga a ellos. 
A sus trabajadores les informan que calculan que se les deben 150.000€ y que llevan desde 
abril sin percibir nada de la Generalitat pero a nadie parece importarles que estos 
diecisiete trabajadores no hayan cobrado en Navidad y sigan sin noticias. 
Sus contratos son precarios y su sueldo es de 735€. 

 
Desde CSIF-Girona declaran que “esta situación es lamentable. 
Mientras nuestros dirigentes están en su sillón, tan cómodos, estos discapacitados 
han tenido que pasar unas Navidades precarias y esta situación perdura actualmente. 
Es una vergüenza.  Que la Generalitat pague ya a la asociación lo que le debe a esta gente, que tiene que comer.”

 

CSIF exige a la Generalitat de Cataluña la revisión de este caso y que se pague de inmediato a sus trabajadores.